OPINIO

MANIPULACIONES Y MENTIRAS EN LA UNIVERSIDAD.


El Palleter
 


Ahora que ya he acabado mis cursos de valenciano, tanto en la Universidad de Valencia como en la Universidad Católica de Valencia, por fin he dejado de sufrir el adoctrinamiento catalanista.
 
Durante estos años de Universidad he encontrado profesores que enseñaban a pensar por uno mismo - Un saludo a María Dolores García Montón- y otros sectarios que suspendían al que pesaba de manera diferente -saludos, Paulina Ribera-.
 
Esta última incluso leyó un manifiesto catalanista en clase reclamando las denominaciones "País Valencià" y "Català" refiriéndose a nuestra comunidad y nuestra lengua.  Tras mi queja y mi rebatimiento a este acto, suspendí la única asignatura que había suspendido en toda la carrera.
 
No hace tanto otro profesor, pero de la Universidad Católica de Valencia, Miquel Oltra, dándonos clases de historia, nos decía que el Estado Catalán fue el primero en configurarse en toda Europa (¡Increíble!), que "la necessitat de tindre una llengua pròpia va ser el que va impulsar que es creara un Estat Català" (¿que alguna vez ha existido?) o que "Jaume I va ser el fundador del nostre país". Mentiras, mentiras y más mentiras en una clase de historia de una Universidad.
 
Por otra parte, Rosa Pardo no nos dejaba utilizar en nuestras exposiciones palabras tan valencianas e incluso admitidas como "a vore".  Ella prefería que nos acercáramos más al "estàndard", es decir, al catalán.  Hasta hace poco te daban las dos opciones para que eligieras.  Ahora directamente te exigen las expresiones y vocabulario catalanas. Creciditos que están ellos...
 
La situación se ha hecho insostenible. Nuestra universidad se dedica al adoctrinamiento en lugar de educar las mentes de los jóvenes para que piensen por sí mismos.  Y lo peor es que estos profesores totalitarios tienen el poder sobre los jóvenes que, o bajan las orejas para que no les suspendan, o creen sus mentiras porque es mas difícil pensar por uno mismo que dejar que otros piensen por tí.
 
Mis últimas líneas se las dedico a Paulina Ribera ya que me prometí que le haría saber lo injusta, sectaria y mala profesional que es.
 
Paulina, la libertad de cátedra nunca debe estar por encima de la libertad de expresión de sus alumnoss, su autoridad no debe anular el derecho de sus pupilos a pensar de manera diferente, sus enseñanzas no deben dirigirse al adoctrinamiento de los jóvenes y el respeto, valor imprescindible en nuestra profesión, se enseña respetando.

Respete la diversidad en las aulas como símbolo democrático de nuestra sociedad, porque como miembro de una universidad debería usted estar satisfecha con la variedad y libertad de pensamiento en lugar de intentar aniquilarlas.
 
Sin embargo, dado que la Universidad de Valencia es un ente dogmático, sectario y manipulador, siempre nos encontraremos con profesores dogmáticos, sectarios y manipuladores.