OPINIO

Esperanza Aguirre se burla de los trabajadores


Rafa Gozalbes
 

Recuerdo con cariño algo que mi padre me comentó al respecto de cierta broma pesada “Si es broma puede pasar pero a tal extremo llevada, eso no es broma ni es nada, son ganas de fastidiar”. Pues bien, Doña Esperanza nos ha vuelto a fastidiar reflejando un estilo entre yuppi y gilipollas.

Doña Esperanza afirma en su biografía que con su sueldo, más de 8.000 euros mensuales, con cargo a nuestros impuestos, en ocasiones le cuesta llegar a fin de mes. No se puede ser más idiota ni menos graciosa.

En un país en el que el salario base no alcanza ni tan siquiera los seiscientos euros y hay muchos españoles viviendo con dicha cifra, en un país donde existen más de treinta mil indigentes, donde los pobres se cuentan por millones, donde las pensiones asistenciales no llegan a los 240 euros su burla, su cinismo, da asco.

De poco nos sirve el que ahora salga a toda prisa a desdecirse, a negar unas declaraciones de un libro cuya tirada ya esta lista en los almacenes, no cuela Sra. Aguirre. Ninguna periodista pondría en su boca tales declaraciones salvo que Ud. Las hubiera efectuado.

Por dignidad, por el bien de su propio partido engrose las filas del INEM y así sabrá lo que es realmente la angustia de no llegar a fin de mes.