OPINIO

¿La llengua?, ¡pera els filólecs!


Ricardo García Moya
 

L´amo del carchofar llexicográfic, Corominas, fea desapareixer paraules d´un estufit; per eixemple: “regiu no existe; rejiu en la Rondalla de Rondalles es grafía errada por reitxiu(l) , de re + xiular , de ahí la copió Escrig” (DECLLC, VII, p.210) Este home may s´equivocava, era archifilólec, aixina que yo hauré ensomiat esta documentació: “els regius, els fieros, ronques y retos” (Academia de Valencia... a la entrada de Felipe IV, 1704, p. 78); y també lo que Escrig arreplegá: “regíu: ... cuchufleta, burla o dicho picante” (Dicc. 1887 ).Hui en día, en l´AVLL seguixen els métodos de Corominas.

 En el Informe de la AVL para legitimar la catalanización, han rebuscado textos donde se documenta “llengua catalana” para referirse a la valenciana. De igual modo podrían aportar otros que llaman dialecto del castellano al valenciano y catalán, o del provenzal y occitano. Lo gracioso es que el testimonio más valioso que ofrecen son las “Regles d´esquivar vocables”, meritoria falsificación hecha entre 1920 y 1932 por Jaume Massó, fundador del IEC (en lo DHIVAM arreplegue esta mandanga) .¡Qué podía esperarse de los seleccionados para la AVL! Unos lo fueron por su docilidad y blancura curricular; otros, por su fidelidad a Cataluña, el catalán y las cuatro barras ; y otros, ¡ay,mare!, para ser minoría ambigua de mohines y jadeos de placer-dolor (açó vol dir que l´allioli no es deslliga entre uns y atres, ampomant la pasterá a fi de mes).

 U d´estos es Artur Ahuir, especialiste en trobaures biográfiques com la del teóric de la guitarra Amat, valenciá del sigle XVIII ( Hist.Llit.Oronella, p.107) ¡Es que, en fi, no se cóm diro; pero Amat no era valenciá, sino catalá, y tampoc era del XVIII, sino naixcut dos sigles arrere! Ahuir es creatiu, si li fot el nom valenciá de Carlos Ros (de Carlo Borromeo, canonisat en 1610, cuan en Milá havíen soldats valencians), li heu cambia per Carles. Y si l´Advertencia de Ros (Rond.1768), diu “los meus desigs de pulir”, Ahuir escriu “els meus desijos de polir”(Hist.p.135); y morfologíes com “pera llograr”(Ros, p.3), les catalanisa en “per a lograr” (Hist. p.135, y fense el llonguis dona el cámbit de “gallart” y “faba” al catalá “gallard i fava” (p.124). En Galiana fa lo mateix; sí el tísic flare escrigué “y plena de llunars”(Rond.1768) l´académic transcriu: “i plena de lunars”(p.132); y si Galiana reduix la sibilant sorda -ss en –s , “groseres”, Ahuir escriu “grosseres”; ademés, els pronoms fluixos enclítics units al infinitiu “deixarme, tornarli”(Galiana,1768, p.78); Ahuir les clava la galocheta fabrista: “deixar-me, tornar-li”(p.134) .

Pero, sinse ducte, el més preparat de l´AVLL es Bellveser, factótum que lo mateix aulora semantismes del Tractat del Pet, que ataulla baix les sinagües morfológiques de la Infanta Tellina. El frut de tant treballar te eco en la crítica, o millor dit, en el crític; pues es ell, ell asoletes, qui advertix als moniatos que: “a partir de aquí construí un lexicón, pienso, de indudable valor”. Açó heu proclama en la primera fulla de “Un enigma desvelado”.

 Del “lexicón de indudable valor” destacan hallazgos como : “home, en catalán significa hombre, caballero y marido”(p.184) ¡Gracies, Bellveser, pero també era arcaisme castellá y valenciá desde´l sigle XIII !. Otro descubrimiento bellveserino es que “floriol” equivale a seso o cerebro (p.173) ¡Qué curiós! Dasta Bellveser era atra part del cos: “ser més pudent que un floriol de gos”(Alberola:Refraner,1828) La agudeza lexicográfica bellveserina alumbra semantismos ignotos, como “gochada”, que dice aludir a “chico o chica de 15 a 20 años, soltero” (p.180) ¿Lo ven?, ahora comprendo que nos repitan que la lengua es para los filólogos de la AVL; nosotros, blaveros infrahumanos, creíamos que “gochá, gochada” era participio pasivo con igual significado que el castellano coetáneo gozada : “mujer ajada por Don Juan y después gozada de él” (Zayas, María: Desengaños,1649) “mujer gozada es basura” (Tirso de Molina:La venganza de Tamar, 1624). Y el texto de Mulet dice: “No sigues com Lucrecia,/ que después de gochada busca espasa, / que aixó es ser puta y necia” (Gayferos,v.695;pero “forsada” en el Ms.6781) Es un génit este Bellveser, ¿cóm, no tenen prou? ¿encá ne volen més ? ¡Ala, ahí va atra tongá ! La gastronómica “pepitoria” que apareix en el valenciá de Morlá y Mulet, per 1650, diu que no es nostra; que lo correcte era “escaldum” ¡Uy, llástima que “escaldum” siga vocable modern catalá (asomá els morros per 1790), y que may aparega en escritors valencians!. Ademés de cult, Bellveser te noblea y agraix al falangiste Joan Fuster, “que me alentó a llevar a cabo este trabajo y por sus acertadas observaciones”.

 ¡Ah, aviso para Carmen Albors y su floriol! ¡ojito, bella Albors, pues en el “lexicón de indudable valor” leo que los albors o alborsos “se ofrecen ensartados en un alambre”. En realidad, Bellveser habla de unos peces llamados “alburnos, muy frecuentes en nuestros ríos y que aún hoy se ofrecen ensartados por un alambre” (p.199) ¡Uy, sí, es veritat, sí, sí! Tots els díes veig una riuá de peixcaters en “alburnos”(?) punchats en fil d´aram per els carrers de Valencia, Castelló y Alacant. Mosatros, en nostra burrea, pensaven en els fruts del alborser (“alborsos”,en el Ms.6781, BSM).

 El idioma hay que dejarlo a los que saben, como el doctor Bellveser. Hasta sus investigaciones semánticas, la “archilaga” era una planta espinosa, la aliaga, y así lo creía Mayans: “archilaga: aulaga” (Voc.val.1787) , y Escalante:“¿Han deixat así les archilagues?... qu´em claví...”(Les coentes); pero Bellveser disipa errores: “archilaga: chilaba de gran tamaño que en algunos pueblos orientales se usa para cubrir la montura” (p. 201) ¡Portento, es un portento este polígloto! Bellveser sabía que el prefijo “archi” venía del étimo greco-llatino equivalente a quien manda, el más grande; para ello analizó parónimas como archiduque, archimandrita, archipámpano, Archidona y su cipote, archilipú , apú apú...; y por racionalismo filológico descubrió que archilaga sería... ¡l’almiranta de les chilabes!. Descubrimento curioso, pues hasta 1870 no aparece el arabismo marroquí “chilaba”, túnica con capucha. Yo propongo que los archifilólogos de Ascensión, en honor de Bellveser, adopten el archilipú o achilipú como himno de la AVL y vistan archilagues los días de gala (¡los de cobro, claro!).