OPINIO

 

Todos a votar a Coalicio
 
Rafael Gozalbes
 

Apunto ya de finalizar la campaña electoral es necesario analizar con detenimiento el proceso en el que se ha visto inmerso el valencianismo. Un valencianismo que estaba en vías de extinción desde los últimos comicios y que solo mediante la revitalización que supuso la creación de la fundación del Nou Valencianisme ha conseguido resurgir y seguir plantando cara al seudo-valencianismo popular.

La inmensa y prolifica actuación de la fundación orquestada directamente por su presidente, Juan García Sentandreu, ha sido determinante para que un movimiento alicaído recobrara la ilusión y la fuerza necesaria para una tarea tan ardua y extenuante como lo es la creación de un partido y su concurrencia a las elecciones.

Acciones en Madrid, manifestaciones y concentraciones en Valencia, Galas de la lengua valenciana o el Congrés de Cultura Valenciana son solo algunos de los actos que financiados y organizados desde la fundación, o lo que es lo mismo, por parte de García Sentandreu han logrado situar al valencianismo tricolor a la puerta de las instituciones.

Sin García Sentandreu, justo es reconocerlo y así lo hacen desde todos los ámbitos del valencianismo y también del pancatalanismo, no existiría hoy en día ninguna formación que enarbolará nuestras señas de identidad como banderín de enganche.

Si Unio todavía permanece en actividad, aunque agonizante y apunto de extinguirse, es gracias a Sentandreu y a su proyecto de creación de una opción política propia para la defensa de los intereses valencianos.

Resulta pues totalmente injustas y ofensivas por cuanto contradicen el más mínimo decoro y ética personal las críticas de quienes como en el caso del presidente de Unio, el Sr. Miralles, quien hasta hace unos meses militaba en el Partido Popular y que ahora pretende atribuirse veinticinco años de valencianismo, tanto como las de que como muestra de valía no tiene mas medallas que ser el hijo de papá.

Aquel utópico proyecto de Convergencia Valenciana de los ochenta es la formación que en 2007 concurre con las manos limpias a los próximos comicios con las siglas de Coalicio Valenciana y liderada por Juan García Sentandreu.

Digan lo que digan, quienes aspiran a soterrar nuestra cultura o de aquellos otros que pretenden conseguir cuatro años de poltrona bajo el paraguas popular, la única opción real, válida y con futuro para la defensa del valencianismo es Coalicio Valenciana.

Urge pues la movilización electoral y el reagrupamiento del voto. El valencianismo debe entrar en las instituciones con fuerza, convertirse en la llave de los ayuntamientos y las Cortes Valencianas. Más que nunca urge un voto útil, un voto de conciencia y tricolor, un voto en clau valenciana, un voto que solo puede ser a los candidatos y candidatas de Coalicio Valenciana.

Tenemos un futuro ilusionante, un futuro que nos permitirá enmendar muchos errores del pasado, que nos permitirá combatir un catalanismo galopante y unas instituciones creadas por PP-UV y CiU que amparadas en la legalidad están degradando nuestra lengua, nuestra cultura, nuestra conciencia de pueblo.

Un futuro que nos exige urgentemente la acción, romper con el pasotismo, romper con el conformismo, romper con la apatía y enarbolando nuestra dignidad personal acudir este domingo a votar a Coalicio Valenciana.