OPINIO
 

Gripe mediática
 

Manuel Latorre / O gripe porcina, gripe nueva, gripe A, gripe mexicana, virus H1N1. Que de todas esta maneras ha sido bautizada la epidemia de gripe detectada en México y que según la OMS debido a la rapidez y facilidad para su propagación por los cuatro continentes, lleva camino de convertirse en una pandemia de proporciones planetarias.

Una vez pasado el susto inicial, lo que realmente nos queda a los que somos legos en la materia, es una sensación de desproporcionalidad entre la alarma generada y la realidad de la enfermedad. No parece muy lógico el despliegue informativo dedicado a la gripe famosa, si lo comparamos con los datos oficiales referentes a la mortandad provocada por la misma. A la hora de escribir este articulo (y cuando las autoridades del país azteca ya dan por superado lo peor de la epidemia) el número de fallecidos en México era de 149, una cifra muy inferior a la que suele dejar “cualquier campaña de gripe normal” en el país norteamericano.


Si bien es cierto que su rápida extensión por prácticamente todos los países del mundo hizo que en un primer momento la sensación de peligro inminente fuese muy real. Ahora y con los datos actualizados en la mano, lo que parece es que más allá de su rápida propagación, no nos encontramos, ni mucho menos, ante una gripe especialmente virulenta. Sin ir más lejos, aquí en España (país de la UE con mayor número de afectados) hablamos de 93 infectados, frente a 138 sospechosos descartados. Dándose además la circunstancia de que entre los afectados el nivel de respuesta positiva ante el tratamiento es prácticamente del 100%.


Entonces. Si existe un tratamiento. Una vacuna. Parece ser que la supuesta pandemia se encuentra en claro retroceso. Y desde el primer momento sus estadísticas de mortalidad han sido más que discretas. ¿ Esta justificado el nivel de alarma creado en la sociedad mundial?. Uno que fuese mal pensado podría llegar a sospechar que se ha tratado más de generar una cortina de humo para distraernos de esa otra pandemia, esta si que muy real, que es la crisis económica, que de una alarma sanitaria en toda regla. Claro que también encontraremos a alguien que nos diga aquello de “más vale prevenir que curar”.


Mientras el tiempo y las cifras ponen a cada uno en su sitio, podríamos llegar a convenir que esta gripe se ha asemejado en muchos momentos a una gripe de opereta. Campos de fútbol sin público en las gradas. Mariachis con mascarilla. Bodas donde esta prohibido lo de “que se besen”. La tercera capital del mundo con sus calles desierta durante cinco días. Mexicanos que son expulsados de China por el mero hecho de ser mexicanos y sin someterlos a prueba alguna de contagio. Un hotel en Hong-Kong puesto en cuarentena con 240 huéspedes en su interior, al estilo de las mejores películas de ciencia ficción. Deportistas que escupen a los adversarios para contagiarlos....


Y un sin fin más de anécdotas y curiosidades al rededor de una pandemia que no lo fue tanto, pero que al menos consiguió tenernos distraídos de otras preocupaciones por una temporada. Ojala cuando pase un tiempo razonable podamos añadir a todos los nombres por los que ha sido conocida, uno que la define perfectamente: el de gripe mediática. Eso significaría que todo quedo simplemente en un susto.