OPINIO

 

El voto del valencianismo
 
Susana González Anta
(Candidata al Congreso dels Diputats per Coalicio Valenciana)

 

A solo unas horas de finalizar esta campaña electoral es necesario recordar la importancia que tiene para la Comunidad Valenciana el ejercicio por parte de todos nosotros de este derecho constitucional.

 
Cierto es que el valencianismo, no ese seudovalencianismo popular, sino el valencianismo tricolor y defensor de nuestras señas de identidad y nuestro idioma, acude con cierta apatía a una cita que sabemos no va a dar los frutos deseados. No obstante, hemos de recapacitar y mirar más allá. Éste, el del domingo, es un paso más, un paso necesario para consolidar un proyecto vital para nuestro pueblo.

La disyuntiva ZP – Rajoy es totalmente falsa y nociva para nuestros intereses. El gobierno de España no está en juego en la Comunidad Valenciana. Son habas contadas. Quien ocupe La Moncloa no lo elegiremos los valencianos. La batalla está en otros lares.

Que a nadie le asuste pues depositar su voto en conciencia, con la cabeza bien alta y con las papeletas de Coalicio Valenciana en sus respectivos sobres. Debemos votar pensando en nuestra tierra, en marcar el camino a recorrer para lograr el progreso social y económico que tanto necesitamos en Valencia, Alicante y Castellón.

Las tropelías socialistas ya las conocemos. De igual forma, conocemos las del Partido Popular. Ambas formaciones han sido nefastas para los intereses de la Comunidad Valenciana. Tanto los gobiernos socialistas, como el de Aznar, marginaron a los valencianos, nos situaron a la cola de España en inversiones y ahora se atreven a presumir de gestión. ¿Gestión? ¡Pésima! La de socialistas y la de populares. Seguimos sin agua, sin AVE, sin seguridad, sin viviendas asequibles, sin prestaciones sanitarias dignas....

Sabemos también cual ha sido su política de pactos, una política en la que Cataluña siempre gana. Ganó con los pactos con Felipe González y ahora con Zapatero, de la misma forma que ganó con Aznar. Una ganancia que en éste último caso tuvo un precio bien alto, la lengua valenciana.

A nadie se nos debe olvidar, menos aún, este domingo, que fue el número uno en la candidatura del PP por Valencia, González Pons, quien se reunió personalmente con Jordi Pujol para, genuflexo y vilmente, proceder al genocidio de la lengua valenciana. Fue Pons quien pactó con CIU la creación de la AVL y su composición. Una academia controlada por los catalanistas con la finalidad de avanzar en la unidad de la lengua.

Por eso, la decisión, desde el valencianismo responsable, está muy clara, porque sabemos lo que representan estos partidos es necesario apostar por Coalicio Valenciana, el partido que es nuestra voz, la voz de todos los valencianos para defender nuestros intereses. Por todo ello, por Valencia, por Alicante y Castellón, te pido que confíes en nosotros y nos des tu voto este domingo.