OPINIO
 

Falso estado de bienestar
 

Juan M. Viana/ Nuestro Reino de Valencia, así como el resto de España vive sumido en un falso estado de bienestar instado por una clase política que al más puro estilo caciquil gobierna nuestro país, sus autonomías y a sus habitantes desde el engaño, los amiguismos y la falsedad y censura informativa, vivimos en una sociedad que a fuerza de escándalos políticos ya se ha curado de espanto y eso es lo realmente espantoso, el mal que parece estar implantado en los genes de todos los valencianos es el meninfotisme y la dejadez.

Queremos una vida feliz y por ello hacemos oídos sordos a las señales que nos aclaran que eso no es así, queremos creer que aún los partidos que nos gobiernan, nos roben y engañen reiteradamente algún día y por causas divinas, dejara de ser así, pero en el fondo sabemos que eso no es cierto, y sabemos que esto ha de cambiar.

Vivimos en una sociedad del falso estado de bienestar que quiere creer que hay gente que se preocupa por sus problemas y trata de autoconvencerse de que el gobierno de Zapatero no se está tocando… las narices ante la crisis en la que vivimos, que los sindicatos cumplen su función y que el gobierno del PP valenciano a pesar de mentirnos, robarnos y endeudarnos hace crecer nuestra riqueza. Pero lo cierto es que sabemos que el gobierno español responde tarde y mal y cuando lo hace es copiando a otros gobiernos, que ha llevado a España a la bancarrota como ya se publicó en una noticia de la página de las juventudes de Coalición Valenciana que trataba el tema y que mostraba como según los mayores analistas especializados la cuestión no es si España va a quebrar, sino quien nos rescatará y todo apunta a que serán Francia y sobretodo Alemania. También sabemos que los sindicatos no realizan ninguna labor productiva salvo la de recoger manos que lleven banderas de un tal “país valenciano” y recoger subvenciones por todas partes sin que los trabajadores vean resultados o mejoría alguna y también sabemos que si nuestro Reino de Valencia se mantiene no es por la clase política que tenemos que soportar, sino por el esfuerzo diario de los valencianos que nos levantamos todas las mañanas a trabajar y que luchamos por generar riqueza y a las clases medias y empresariales que tan tendenciosamente han sido tachadas del mal de nuestra sociedad cuando en realidad son el motor especializado en la producción económica.

Nuestros gobiernos se han especializado en estorbar y ocultarlo tras una gran imagen de progreso y bienestar, pero desde el aspecto más general y reflexivo hasta el caso más concreto vemos como somos víctimas manipuladas al antojo de unos pocos (demasiados).

El Barrio de San Isidro, en la ciudad de Valencia es un ejemplo, un lugar donde difícilmente puedes aparcar, el gobierno central del PSOE ha desalojado el descampado donde los vecinos suelen aparcar y sacar a pasear a sus mascotas, vallándolo y evitando a los animales que pasen adentro y que por consiguiente hagan sus necesidades en las aceras o en otros lugares más lejanos y los coches que ahí no pueden aparcar tampoco lo pueden hacer en el barrio porque debido a la mala organización entre administración estatal y autonómica han comenzado a la vez las obras del PP en las aceras para ensancharlas de un modo desmesurado en las esquinas haciendo imposible aparcar, evitando los chaflanes que hasta ahora se usaban para estacionar los vehículos, toda una clase magistral de gasto de presupuesto en detrimento de los contribuyentes, medida que sólo lleva al caos y coches en doble fila, encima de las aceras y en los pasos de cebra, todo ello aderezado de un par de patrullas de policía multando a los obreros que una vez más, con sus impuestos ayudan a levantar nuestra sociedad.



Juan M. Viana
Secretario General juventudes de Coalición Valenciana