OPINIO
 

Vent de Garbi

 
Camps: L´ oli taca
 

Baltasar Bueno / El president de la Generalitat (antes valenciana), Francisco Camps, estuvo ayer patético y más nervioso que lo habitual, por no decir, líbrenme los hados, más histérico que nunca.

Diría que a pesar de formular su respuesta en plan nota seria estructurada, rompió aguas por todas partes, tanto que más que responder al control a que fue sometido por la oposición en las Cortes, mintió descaradamente.

El colofón de su intervención final fue asegurar que aquí en España los únicos que están en la cárcel por corrupción son los del PSOE, no los del PP. Y ahí se tiró a la piscina con el habitual descaro que le caracteriza a él y la cuadrilla que le rodea.

Es cierto que en la cárcel han entrado unos cuantos del PSOE, porque esos también tienen entre sus filas sinvergüenzas y ladrones, y entre los que visitaron las penitenciarías ha habido ministros y directores generales, pues con el PSOE mandando aquí robó hasta el director general de la Guardia Civil, que ya es robar y echarle cara al asunto.

Pero Camps, especialista en soltar bolas y vender cortinas de humo, se le olvidó que el PP tiene en la cárcel de Villena a un ex conseller, el señor Luis Fernando Cartagena, a quien se le pilló, de momento, choriceando a unas venerables monjitas unos milloncejos de las antiguas pesetas.

Y en Mallorca, del PP también hay unos cuantos en la cárcel, así como de Murcia, sin contar menudencias y calderillas varias repartidas por la geografía española y otros muchos que están dando vueltas siempre por Juzgados y Tribunales, a la espera de que se les hinque el definitivo diente.

Lean en la web de la cadena SER el Auto de Garzón por el que manda a prisión a tres de la banda dedicada a dar dinero o regalos a funcionarios y cargos públicos de las Comunidades Valenciana y de Madrid, a cambio de concesiones de obras y servicios. O tiene desperdicio.

Esto no ha hecho mas que empezar y a pesar de que Camps niega cualquier relación maligna del PP con esta gente, estén atentos al devenir del culebrón, pues Garzón va a a llamar a declarar a unos cuantos funcionarios y autoridades de ambas comunidades, por lo que ha trascendido en el mundillo jurídico.

Camps y ZuperCozta ya han hecho la bravuconada de decir que se querellarán contra todos aquellos que ataquen la honorabilidad del PP. Miren ustedes, señores políticos, uno es digno y honorable por la limpieza de sus acciones, uno conserva siempre su dignidad si obra con rectitud. No se preocupen de nada más.

Pero al menos tendrán que aceptar que el respetable se pregunte por algunas cosas y como botón de muestra por qué Camps-González Pons dieron 13 licencias de televisiones digitales, 13 no una, a un señor de Valladolid, que nada tenía que ver con la autonomía valenciana, y no fueron dadas a empresas o empresarios valencianos, a los que dejaron en la cuneta. Asunto éste que está en los Tribunales en demanda planteada por la Federación de Televisiones Locales y que están a la espera de que se haga Justicia, si es que hay Justicia libre e independiente.

Esto no lo entendimos nunca muchos y ahora ya despunta tímidamente la luz a raíz de aparecer en el baile de nombres de los imputados por el Juez Garzón el nombre del señor de las televisiones tan ricamente agraciado en la lotería autonómica del PP. Un caballero que no sólo se hizo con las licencias locales privadas, sino también con alguna municipal. Por lo que se ve, las autoridades del PP de aquí son entusiastas del señor de los anillos de Valladolid, en quien depositaron toda su confianza.

No se al final que saldrá de todo esto, de momento sólo se aprecia nervios, muchos nervios en determinados elementos del PP, que, según Garzón, me libren los dioses de acusar a nadie, hay quien ha cobrado en dinero o especie, incluso tenían tanta familiaridad que hasta eran invitados a bodas y bautizos de los hoy imputados o enchiquerados.

Díganme ustedes cuando les invitan a una boda o a un bautizo si es porque hay o no mucha confianza, familiaridad o amistad. ¿O le han invitado a una boda porque de repente era usted el primero que pasaba por la calle por delante de la iglesia o del juzgado de la ceremonia.

En fin, aquí lo que creo que está pasando es que Garzón conoce bien el refrán popular valenciano que dice: “L´oli taca” y quiere saber quienes son los que “s´han embrutat d´oli”.