OPINIO
 

Vent de Garbi

 
La desvergüenza lingüística del PP
 

Baltasar Bueno / El caradura de Vicente Rambla, vicepresidente del Consell y pilotari de Camps, ha retado al PSOE a que diga si el valenciano y el catalán es lo mismo. Quiere que el PSOE se defina y diga si es catalanista, para hacer ver al personal ciudadano que el PP es valencianista.

Para saber que el PSOE catalanista no es menester preguntárselo, ni retarlo a nada. El PSPV-PSOE desde que lo parieron es catalanista ultra, ultracatalanista, si no remóntese a la época de su esplendor y fervor catalanófilo cuando reinaba Albiñana I.

El PSOE nunca ha negado ser catalanista y ha hecho en todas partes lo que tenía que hacer, catalanismo y bandera cuatribarrada. Han sido catalanistas, pero no nos han engañado.

Los que nos han estafado son los del Partido Popular, que utilizando la Real Senyera Valenciana y llenándose la boca de que ellos eran los salvadores de la Lengua Valenciana y del valencianismo, nuestra salvaguarda, han hecho catalanismo puro y duro, José María Chiquillo incluido.

Ahora que la mierda de la corrupción les ahoga y les tapa, “va per la darrere taula”, Camps ha sido igual de desvergonzado que Rambla, tanto monta, monta tanto, que el otro día en las Cortes Valencianas se desgañitó, sin que nadie se lo creyera claro, diciendo que el PP estará siempre contra la homologación de los títulos de Filología de catalán y valenciano.

Camps quiere refugiarse ahora en el supuesto valencianismo del PP para que el pueblo valenciano se arrime a él y le proteja contra lo improtegible, la mierda que les llena y les rodea con tanto contrato festero encarcelado e imputado por Garzón.

Rambla, más chulo que un ocho, le ha seguido la rueda, porque hay órdenes en el PP de hacer ver que son valencianistas, y que la gente llana se crea que los que les pasa es por serlo.

Están equivocados. Tiene razón el diputado socialista-catalanista al responderles que con estas actitudes se están contradiciendo, porque ellos impulsaron, redactaron y aprobaron el dictamen de la Academia Valenciana de la Lengua y la Ley de la AVL, donde se dice claramente que catalán y valenciano es lo mismo.

El PP, Zaplana, como ustedes saben muy bien, inventaron la Academia catalanista de la Lengua, que fue la estocada de muerte de la Lengua Valenciana. Todo lo cultural, el PP lo pone en manos de catalanistas (el catalanista Mira, comisario del Any Jaume I, por ejemplo; el gran negocio de la editorial catalanista Bromera gracias a la Conselleria de Cultura,…). El PP entregó la genuina Lengua Valenciana a los catalanistas para que la degollaran y le hicieran un nuevo traje.

Ahora, como no saben por donde salir en esta historia de las corruptelas, como se les ha helado el alma de tantas fiestas y fiestorras, quieren tocar la fibra sentimental patria, la que ellos mismos han anestesiado, vendido, pisoteado y ultrajado, para hacer ver al personal que ellos son los defensores de la patria valenciana y hacer apiadar de que lo que les ocurre en consecuencia de esta virtud.

Ojalá pronto la Justicia ponga a cada uno en su sitio y si no se purga por el mal que han hecho a la Lengua y Cultura Valencianas, lo cual parece que no es delito de lesa humanidad, la paguen, si se lo merecen, por otra cosas menos culturales, pero si delictuales.

ZuperRambla, Zupercozta, Camps, por favor, un poco de decencia y dignidad. No os acordéis ahora en el fragor del escándalo mediático nacional de la corrupción de la sagrada Lengua Valenciana, la que negociasteis y sentenciasteis en el Tribunal de la Inquisición de la catalanista academia valenciana de la lengua.