OPINIO
 

Mislata, de Guatemala a Guatepeor
 

Vicente Torres / Soy de Mislata, un pueblo de la Horta Oeste, al lado de Valencia. Para mí el mejor pueblo del mundo. Pero que en la actualidad no pasa por un buen momento.


Tenemos un agujero en medio del pueblo que esta haciendo mucho daño. Especialmente a vecinos y comerciantes de la zona. Los perjuicios causados son ya irreparables y todo por un capricho del actual gobierno municipal del Partido Popular.


Desde el primer momento que se presentó este proyecto ante la sociedad mislatera, se produjo un rechazo general por los problemas y molestias que causaría. Los vecinos manifestaron su negativa a los aparcamientos a través de manifestaciones y protestas. Llamativo fue ver las plazas afectadas llenas de carteles críticos con el alcalde y el equipo de gobierno. Pero el PP ciego, crecido y legitimado por la mayoría absoluta, miró para otro lado y siguió adelante con su proyecto, empujado por no sabemos que razones, pero que debieron ser muy convincentes, ignorando a vecinos, asociaciones, partidos, etc….


En CV desde el primer momento nos posicionamos en contra, entendimos que no era lo mejor para los vecinos, por no decir que eran un abuso las condiciones. El tiempo y los hechos nos han dado la razón a los vecinos y a CV.


El panorama actual es desolador, la mayoría de las plazas están vacías y donde había un parque con árboles y bancos, ahora hay un agujero en medio del pueblo, mas conocido por la zona cero, y cemento, mucho cemento. Muchos comercios han tenido que cerrar y los vecinos están sufriendo problemas de accesos y de salubridad. Mientras los responsables del desaguisado, el equipo de gobierno del Partido Popular, se escudan en un contrato con la empresa constructora, que penaliza el incumplimiento del mismo.


De lo que se deduce que el contrato estaba hecho para garantizar los intereses de la empresa constructora. Qué hemos hecho los vecinos, para tener unos políticos que no hacen nada bueno por el pueblo y los vecinos. Excepto subirnos los impuestos para gastar más y peor, subirse los sueldos y mantener la silla. Porque de instalaciones decentes nada de nada, somos el pueblo con la peor piscina cubierta, la peor biblioteca, no tenemos residencia de ancianos, ni auditorio, nada de lo que poder sentirnos orgullosos. Sólo faltaba el agujero en medio del pueblo. Qué hemos hecho para merecer esto.