OPINIO

 

Rajoy prepara su derrota
 
Rafael Gozalbes

El botellazo público recibido por Gallardón de manos del líder popular no ha podido ser más sonado. De esta forma ha culminado el linchamiento del alcalde que desde hace semanas estaba alentado desde los micrófonos de la Cope.

Gallardón tenía que caer. El sector ultra del PP, liderado por Aznar y tres de sus mas destacados dirigentes, Acebes, Zaplana y Esperanza Aguirre habían exigido su defenestración so pena de crear un cisma en la ejecutiva madrileña, pieza clave en el organigrama popular. Ante esta disyuntiva Mariano no ha tenido otra que ceder.

Ha tirado por la borda el efecto del fichaje estrella, Manuel Pizarro, pero se ha conseguido enrocar ante una más que previsible derrota electoral. Gallardón podía desde el Congreso, aspirar a suceder a Rajoy en caso de que este fracase nuevamente el próximo 9 de marzo.

Ha sido una decisión en clave partidista y que sin duda no deja en buen lugar al PP a menos de cincuenta días de las elecciones pero que sin embargo permite amarrar la vara de mando a la vieja guardia. Defenestrado Gallardón y sus partidarios, Ana Botella gana posiciones para alzarse con la alcaldía de la capital. A similitud de EEUU o Argentina, la vieja primera dama en un puesto de absoluto privilegio.

En caso de derrota, Rajoy se asegura cuatro años mas de liderato, los ultras eliminan un más que posible adversario y a cambio “solo” se han arriesgado a perder un electorado más moderado que les podría llevar a Moncloa. Una mala jugada salvo que se haya hecho pensando en la derrota.