OPINIO
 
Paquito llorando y Montilla nadando
 
Un llauraor

 

En el año 1.492, tras la conquista de Granada por los Reyes Católicos, la madre de Abu 'Abd All_h Muhammad (más conocido como Boabdil el Chico) le dijo a éste: “llora con ojos de mujer lo que no has sabido defender como un hombre”.

 

Más de quinientos años después, somos los valencianos somos los que tenemos que llorar por la ineptitud de los políticos que nos representan, el Sr. Camps, el Sr, González Pons, el Sr. Trillo, el Sr. Costa, etc., etc., aquellos que en el último mitin del PP en la Comunidad Valenciana nos iban a traer el AVE, las infraestructuras, las viviendas de protección oficial, y sobre todo nos iba a traer el agua…, pero que a la mínima contrariedad, se hacen pipí y popó en los calzoncillos y esconden sus cabezas bajo tierra como los avestruces.

Como ya decía el eslogan de Coalición Valenciana; “si votas PP o PSOE Cataluña siempre gana”, no han hecho falta más que dos días desde la toma de posesión del nuevo Gobierno para que se demostrara que aquello que se anunciaba se cumpliera. Dos días después de que los nuevos ministros prometieran sus cargos, el Sr. Zapatero concedía un trasvase el Ebro hacia Barcelona.

De inmediato salió a los medios nuestro presidente, el juguetito de Rajoy; Paquito el muñequito, a decirnos que aquello era una ofensa al pueblo valenciano. Como si los valencianos fuéramos tontos o imbéciles y no nos hubiésemos dado cuenta de lo que estaba pasando. Ahora eso si, Paquito estuvo en todo momento políticamente correcto, siguiendo las instrucciones de su patrón en Madrid. En su intervención Paquito lloró y lloró, se quejó y se quejó, dijo lo malvados que eran los socialistas, dijo que eran unos discriminadores, etc., etc., etc.,. Pero propuestas para cambiar esto no dio ni una. No puso los hue… (perdón) bemoles encima de la mesa en ningún momento para plantarle cara a Zapatero, pues su jefe y su partido no se lo permiten, sólo se limitó a llorar y llorar, lágrimas de cocodrilo, eso sí.

El pueblo valenciano debe darse cuenta, de una vez por todas, de cómo es la clase política que nos representa, los valencianos deben saber que se necesita una voz realmente valenciana en el Congreso de los Diputados y el la Generalitat Valenciana que nos defienda ante semejantes agresiones. En el año 2011 tendremos una nueva oportunidad para cambiar esto si todos nos decantamos por un partido valenciano y valencianista como Coalición Valenciana. Pero hasta que llegue ese momento seguirán Paquito llorando y Montilla nadando.