OPINIO
 

Erradicada
 

Cesáreo Jarabo/ Luando hace quince años me exilié de Cataluña por la persecución lingüística de que era objeto, apeteciendo otros lugares donde la persecución de lo español fuese menos manifiesta y la anulación intelectual de mis hijos no fuese tan marcada como lo era en Cataluña, asenté mis reales en Castellón.

La verdad es que las diferencias eran de matiz, pues nada mas llegar tuve que vérmelas con un infame concejal de educación, Chimo Badenes, que pretendía jugar con mis hijos como estaba jugando con el resto del personal. La jugada le costó una patada (para arriba, naturalmente), que todavía no me ha agradecido.

Pero esas diferencias de matiz eran suficientemente agradables. En las fiestas de la Magdalena se veía multitud de banderas nacionales por las calles... y como información, el poder político lo tenía el PSOE.

Posteriormente, ya con el PP en el poder absoluto (es un decir, ya que su condición de brazo tonto del PSOE no se la va a quitar nadie), aparte otras majaderías y cacicadas que les resultan propias, ha llevado a efecto la erradicación de la bandera nacional en todos los ámbitos municipales. Comenzó poco a poco, al estilo PP, a ver si el respetable no se daba cuenta; así, si cuando llegué a  Castellón, en las fiestas de la Magdalena se engalanaban las calles con miles de banderas nacionales, se pasó a ir eliminándolas paulatinamente. Cada año se ponían menos, y en las zonas más periféricas... Hasta que finalmente han desaparecido todas. Es la forma del PP, suave, con vaselina, sin sangre por las calles... vamos, un ejemplar servicio municipal de exterminio, tan sólo equiparable al ejemplar servicio de exterminio que tienen montado con el asesinato de neonatos.

Hace un par de años, como para señalar que el PP es muy transgresor con las normas que le marcan sus amos y así conservar el apoyo de las mentes unineuronales que les apoyan, decoraron las fiestas con unos luminosos la verdad que muy bonitos, unos de los cuales representaban el típico “gayato” que ¡ah pillines!, ¡qué listos que sois!... formaban, como el que no quiere la cosa, nada menos que la bandera nacional.... ¡qué transgresores!, ¡qué astutos!.

Y así los han puesto también éste año, siendo que, efectivamente, en algunos casos y casualmente..., se ha fundido la raya amarilla.... Así dan satisfacción a sus amos... ¡Es que mira que son listos! No, si por eso están gobernando.

Así, aprovechando el trabajo bien hecho, y con motivo del festival internacional de charangas que vienen montando desde hace años bajo el nombre de “Festival Internacional de Música de Festa”, colocan en la Plaza Mayor ocho enseñas extranjeras (bueno, siete, porque una es de México), pero se olvidan de colocar la bandera sacrosanta de España.

Y es que, como ayer mismo dijo su jefe, el señor Esteban González Pons, hablar bien de España está mal visto en el sistema... Y por supuesto, mejor si no se habla. Mejor si se erradica, ¿verdad?


 

Vía www.pensamientohispanico.com