ENTREVISTA
Entrevistas en persona. Por Víctor Sáiz Castelló

El Misterio de 1968
 novela escrita por Pedro José Roldán Ortiz

 

Valencia, mes de marzo, primera hora de la mañana de un día en que todo vuelve a la normalidad después de las fiestas falleras. Me subo a un taxi en la Avenida del Cid para que me lleve hasta Plaza de España  y durante el trayecto entablo conversación con el conductor. Hablamos de como han ido las fiestas falleras, de nuestra ciudad y eso nos lleva hasta El Misterio de 1968, novela escrita por Pedro José Roldán Ortiz, que no es otro que el amable conductor que detiene el  taxi en la calle Pintor Benedito y del que me despido  con la promesa de leer su novela que transcurre íntegramente en Valencia y en la Comunidad Valenciana.

¿Cómo  y por qué decidió las localizaciones en las que transcurre el libro?

Me considero un enamorado de la ciudad de Valencia en general y un enamorado de su casco antiguo en particular. Adoro pasear por sus calles viejas. Con mi novela he querido hacer un homenaje a la ciudad que tanto amo.

Llaman la atención algunas de ellas, por ejemplo las calles Vieja de la Paja y Exarchs.

La calle Vieja de la Paja es una calle con un enclave extraordinario. Está situada entre el Mercado Central y la iglesia de los Santos Juanes, y muy cerca de donde sucede algo muy importante en el desarrollo de la novela. Respecto a la calle Exarchs es una calle sumida en el olvido. Es una pena pues está repleta de mucha historia e importantísimos edificios. Hay que tener en cuenta que la historia de esa calle comienza en los tiempos de la conquista de Valencia por el rey Don Jaume. Alberga un palacio construido en el siglo XV y un convento. En una de las casas con las que cuenta la calle, se hospedó durante su paso por Valencia San Ignacio de Loyola.

Da la sensación que el libro intenta recuperar del olvido parte de una Valencia abandonada o incluso perdida.


Por supuesto que sí. Como decía en mi anterior respuesta en referencia a la importancia de la calle Exarchs y su olvido. Tenemos que poner en valor la trascendencia y la magnitud de nuestra ciudad antigua y, extraer de ella lo máximo posible, recuperando todo su esplendor histórico.

Más allá del capitán De la Quadra-Núñez, los demás protagonistas de la historia son muy cercanos, podríamos ser cualquiera de nosotros ¿Está escrito con la idea de que el lector pueda sentir que podría ser él quién intenta descifrar El Misterio de 1968?

Los personajes como muy bien dices son cercanos. Y entre ellos en la novela mantienen unos estrechos lazos de amistad y amor que muy bien pueden ser identificados por parte del lector.

Leyendo su biografía y siguiendo por encima sus redes sociales, uno se da cuenta que Guillermo (El protagonista) tiene mucho que ver con el autor de la novela ¿Es Guillermo el  Pedro José de hace veinte años?

El personaje de Guillermo para mí es muy especial pues en él he creado un personaje de novela, al cual, me gustaría parecer. Guillermo encarna una cultura y una forma de ser verdaderamente apasionante. Y sobre todo posee unos valores con los que me siento identificado. En Guillermo hay cultura, valentía, amistad, aventura y unas enormes ganas de conocimiento.

El libro mezcla misterio, aventura, historia y cultura de nuestra ciudad, incluso en las primeras páginas también se desliza por la novela naturalista al más puro estilo de Blasco Ibáñez ¿Todos estos ingredientes son coincidencia narrativa, desarrollo natural de la historia o pasiones del autor reflejadas en la novela?

De la misma que en el personaje de Guillermo he plasmado la persona que me gustaría ser, en la novela, he volcado todos mis anhelos e inquietudes positivas. Como muy bien apuntas están presentes el misterio, la aventura, la historia y la cultura de nuestra ciudad. Soy un apasionado de todo ello. Soy un enamorado de Tintín y de las novelas de Julio Verne. Quizás haya cierto perfume tintinólogo y verniano en mi novela.

Ya que hemos nombrado en la anterior pregunta a Blasco Ibáñez ¿Cuáles son sus referentes literarios valencianos?

Soy un gran lector de autores españoles como Cela, Baroja, Delibes, Umbral, Unamuno. Y por supuesto que el gran escritor valenciano Vicente Blasco Ibañez es uno de mis referentes literarios. Además de un buen escritor fue un grandísimo viajero.