OPINIO
 

Vent de Garbi

 
Balànsia
 

Baltasar Bueno / Ya som Balànsia, con B de Barcelona y acento grave en la segunda a, como les gusta a los catalanes, por orden de la Academia Valenciana de la Lengua y la doble bajada de pantalones edl Partido Popular, una por crear la AVL, otra por aprobar la barbarie que va contra el precioso y valioso patrimonio histórico lingüístico del pueblo valenciano, su Lengua Valenciana, contra su propio sentir y su milenaria tradición.

A Valentia, como llamaron en latín a nuestra ciudad sus fundadores, los romanos, ya no le podemos llamar fonéticamente como se referían aquellos. Valentia en latín, se pronuncia Valencia, en castellano, o Valéncia, en valenciano, con acen to agudo sobre la e.

Nunca los valencianos a Valéncia le hemos dicho Valància. Sin consellerias, sin colegios, sin institutos, sin universidades, a pelo, de padres a hijos, hemos mantenido fiel, fidedigna, pura, noble, auténtica, muy hija del latín a nuestra querida Lengua Valenciana.

Y llegó el Partido Popular y creó el aparato adulterador y catalanizador de la Lengua Valenciana, la Academia Valenciana de la Lengua, y consintió que nuestra lengua autóctona, genuina, fuera poco a poco siendo descuartizada y suplantada por sus aparatos educativos represores y por su Canal 9 Alquería Blanca incluida, dedicada a trufar de catalanismos la Lengua Valenciana, la del pueblo, dándole visos de autenticidad, engañando a la gente, manipulándola.

El Partido Popular en el Ayuntamiento de Valencia se ha plegado ahora a las órdenes imperiales de Cataluña, a través de la AVL, y ha aceptado y aprobado que Valéncia no se llame como se ha llamado siempre, sino Balànsia, como lo dicen los catalanistas, los catalanes.

Lo ha hecho, además, en el fin de semana en que los catalanistas celebran sus fiestas grandes de la catalanización de Valencia, la de los Premis Octubre, que descaradamente ahora llaman Premi de les Lletres Valencianes.

Paradójicamente el Ayuntamiento ha aprobado la salvajada en el fin de semana que Garzónm enviaba a la cárcel a dos ex hombre de confianza de Jordi Pujol y el catalanismo montaba una manifestación contra la corrupción del PP en la Comunidad Valenciana, la de la banda de delincuentes Gurtel, la de los Chorizos Gurtel, Chorixos sin fronteras. Ha sido una feliz manera de festejar y felicitar el acuerdo municipal.

Ese es el Partido Popular de la Comunidad Valenciana, el mismo del iluminado de Camps, del carota de Rambla, del trastornado Costa, del bufón de Rus, del tránsfuga e inmoral Blasco. Un PP catalanista y catalanizador, vende patrias y vende lenguas donde los haya.

Les importa un pito la Lengua Valenciana lo suyo son los Gurtel, los planes estratégicos urbanísticos, los parques centrales, las inmobiliarias, los coches de superlujo y los relojes de marca regalados.

Acaban de perpetrar otro crimen de lesa humanidad contra la Lengua Valenciana. Luego, a la hora de recoger votos, agitarán la Real Senyera y enroquecerán cantando el Himno Regional, se subirán a la silla y jurarán, sin creérselo, que son valencianos, que defienden la valencianía, sin ningún rubor, sin escrúpulos de ningún tipo.

Ya verán como los colaboracionistas del PP en Lo Rat Penat, entre ellos su presidente Enric Esteve, toda su compañía de varietés y de colombaires de profit, no abrirán la boca ante este nuevo crimen lingüístico e histórico, no levantarán la voz contra el PP denunciando este genocidio, uno más en la perpetuación de asesinatos contra la Lengua Valenciana. porque trabajan para ellos, están a su servicio, sobre todo el jefe que ha tenido importantes salarialmente cargos públicos en el PP y espera que le sigan tocando en esa triste, para que el negocio no cese, en la triste lotería de gananciales del colaboracionismo.

Y en los Juegos Florales ojo al canto pues ha premiado bastante a otro activista del colaboracionismo, Artur Ahuir, ex falangista, ex valencianista y ex lo que haga falta, como José María Chiquillo, otro tránsfuga vende patrias, que vendió vivo a su partido, Unión Valenciana, siendo su presidente “nacional”, y se pasó con total desvergüenza al PP de los Gurtel, cambiando en el frontispicio de su cara dura el rótulo de Todo por la Patria a Todo por la Pasta.

Este sujeto, Chiquillo, se justifica diciendo que desde el PP se podía hacer más valencianís. Ya lo han visto Valéncia, ya no es Valéncia, sino Balànsia, ale, a decirlo bien, como mandan los catalanes, queridos colaboracionistas Esteve, Ahuir y Chiquillo, a aprender a vocalizar bien la lengua catalana, que no se os coja en un renuncio indebido y dejéis mal al PP catalanista, que es el que paga.


 

Por Baltasar Bueno
Periodista