OPINIO
 

EL PLAN CAMPS
 

Vicente Torres Molero/ Lo del PP valenciano roza el esperpento. Tras cuestionar y infravalorar el plan E del gobierno de la nación. No ha tenido mejor ocurrencia que hacer un plan similar. El llamado plan confianza o plan Camps. Este plan contempla una asignación de 1.020 millones de euros en dos años (2009-2011).

A fecha de hoy se han realizado muy pocas obras en comparación con el plan del gobierno de la nación, el plan E. Otra diferencia es que el plan E una vez tenido en cuenta el proyecto se ingresa el dinero en la cuenta de la empresa y a funcionar. En el plan Camps, la Generalitat te dice que adelantes tú el dinero y ya se te reintegrara, algo imposible o de alto riesgo que frena a la mayoría de empresas. Queda poco más de un año para que este venza y dudo mucho que a este paso se cumpla en su totalidad. Mas que nada porque es vox populi que no hay dinero, al menos eso le están diciendo a las empresas que presentan proyectos para acogerse al plan Camps, a los abogados del turno de oficio, a los dependientes, etc…

Esto esta ocasionando pérdidas a las empresas que fruto de su buena fe y situación desesperada, destinan numerosos recursos humanos y materiales a la preparación y presentación de proyectos, en la mayoría de los casos para nada. Porque al final la respuesta siempre es la misma, no hay dinero. Pero pese a todo el PP sigue obsesionado con vendernos la moto a los sufridos ciudadanos con planes, eventos y proyectos, muchos inviables.

Hípica, tenis, automovilismo y vela. Deportes muy caros y a los que únicamente tienen acceso cuatro privilegiados le bastan al PP para seguir ganando elecciones. Mientras la Generalitat Valenciana sigue incrementando su deuda, la más alta de España. Es esto lo que quieren los valencianos, hasta el momento parece que si. Ni los escándalos de presunta corrupción, ni la pompa despilfarradora, ni el falso valencianismo parecen hacerle mella. Estaremos ante la ley del efecto contrario.