Jordi Pujol: "Zaplana dijo que se reconocería la unidad de la lengua creando la AVL y cumplió"
Levante 31/11/2004


Dos obsesiones planean sobre su mente: la defensa de la unidad de la lengua («no podemos ceder») y el empeño en que no haya injerencias entre los territorios «de parla catalana». Se manifiesta contrario a la doble denominación valencià/català y confirma su contribución a la gestación de la AVL. Las vivencias y argumentos que se pelean en su cabeza por colarse los amansa con garabatos sobre cuartillas, que va apilando hacia la izquierda como páginas desgranadas de un discurso. Cuando le falla la memoria, mira a la mesa de al lado, donde su esposa, Marta Ferrusola, conversa con su amigo Eliseu.«Eliseu, com li deien a quell noi?.... Eliseu, recordes on érem quan?»

Su embajador en el País Valenciano fue Joan Fuster,incluso durante el franquismo,y después le dio el relevo a Eliseu Climent ¿Nunca se ha fiado de los políticos de aquí?
No he tenido embajadores, sino gente amiga. Me acuerdo de haber estado muchas veces con Fuster en Barcelona, en Valencia, en Sueca. Y haber salido de su casa a las tres de la mañana. Conocí a Fuster a principios de los 50 y su talla intelectual era enorme. Una cosa que puede resultar sorprendente es que mis primeros contactos con el País Valenciano fueron Xavier Casp y Miquel Adlert. Fue mucho antes de la ruptura que hubo, que siempre lamenté y que ha tenido efectos negativos. La primera vez que leí algo de un escritor vivo y actual, con 18 ó 19 años, fue una referencia en la revista Destino a la poesía de Casp. Vine a Valencia y lo visité. Sobre lo que dice de si me fío de los políticos, Vicent Ventura lo era, aunque es cierto que era más un intelectual, o Burguera. Tuve contactos con Ninyoles, con Aracil. Mi introductor en el País Valenciano fue Max Cahner.

Hace doce años estuvo aquí y dijo ante la tumba de Fuster: «Catalanes, valencianos e isleños vamos bien separados,pero iríamos mejor juntos». ¿Con Estado propio?
Como podamos. Eso lo he dicho varias veces. Hay muchos puntos de contacto e interés mutuo en lo lingüístico, cultural, político y económico entre el País Valenciano y Cataluña, pero también veo que hay personalidades muy propias y por tanto no se puede hacer una única política.Se ha de defender la existencia de una única lengua que va de Salses a Guardamar y de Maó hasta Fraga, pero ejecutar una única política no responde ni a la realidad ni a los sentimientos de la gran mayoría de la gente. Tenemos raíces históricas, lazos geográficos— Vicens Vives decía que la geografía marca la historia— e intereses comunes muy importantes, pero cada cual los defenderá mejor desde su casa. Los valencianos defenderán mejor el valenciano o catalán o como se quiera llamar, con sus criterios y argumentos. Desde el respeto a las personalidades diversas se construye la fuerza unitaria.

¿El gran fracaso del nacionalismo catalán,su asignatura pendiente,son los Països Catalans?
No se puede decir que el nacionalismo catalán haya fracasado, pero tiene más de una asignatura pendiente. Una es no haber logrado establecer una colaboración profunda con las Baleares, el País Valenciano...Es una realidad que o es capaz de ir junta o perderá una parte importante de sus posibilidades y energías.

Los hay partidarios de erradicar el concepto Països Catalans,empezando por TV3.
Yo habitualmente no lo utilizo (hablo de Països de parla catalana o los enumero) porque procuro no herir sensibilidades, pero tampoco podría prohibir que se use. Algunos se hartan de hablar de que hay que respetar la libertad de expresión y después aplican la censura cada dos por tres. Estoy dispuesto a seguir dando una gran batalla por la unidad lingüística y por un frente común ante España de Cataluña, el País Valenciano y Baleares. Hay asuntos no tan esenciales, pero hay temas como la unidad lingüística en los que no podemos ceder.

22 años después de crearse,el Bloc ha cambiado quince veces de estrategia y nunca ha convencido ni al 5%, ¿Es hora de cerrar la paradeta?
No puedo entrar en eso.Yo simpatizo con la gente del Bloc. Pero no procede hablar de eso.

¿Sin Pujol habría sido posible la Acadèmia Valenciana de la Llengua?
Espero que sí. Es cierto que nosotros —yo mismo y Joan Rigol— ayudamos, pero fueron otros quienes más intervinieron, sobre todo valencianos.

¿Qué le decía usted a Zaplana en las reuniones que tuvo en el Mas Calbó de Reus y en otras?
Una vez nos reunimos ahí. En 6/7 En domingo 31 de octubre de 2004 Pasarse un tercio de la vida (1980-2003) de presidente tras renovar cinco veces con los ciudadanos el contrato de inquilino de la Plaça de Sant Jaume explica en mucho la arraigada metonimia política según la cual Pujol (la parte) equivale al todo (Cataluña). Tener 74 años, ser padre de la patria y haberse liberado de la prosa de la gestión diaria son razones que le ayudan a destilar su finezzapara reducir las respuestas «ara no toca», su clásico método para huir del fango. «Zaplana dijo que se reconocería la unidad de la lengua creando la AVL y cumplió» Jordi Pujol ENTREVISTA Ex presidente de la Generalitat de Catalunya 1996, nosotros pensamos que cómo podíamos ayudar a sobrevivir al Gobierno del PP si mantenía una hostilidad hacia Cataluña en cuestiones como la lingüística. Zaplana dijo que eso ya lo veía claro y que adelante. Habló con una pila de gente. Se necesitó mucho tiempo pero la Acadèmia se ha hecho y ha reconocido la unidad de la lengua. Zaplana cumplió, aunque con retraso —no puedo criticarlo porque evidentemente tenía problemas— cuando dijo que la unidad de la lengua se reconocería y se crearía una institución que le iba a dar garantías y que no se definiría en contra de Cataluña ni del Institut d’Estudis Catalans. Eso se ha hecho.Ahora se debería profundizar y fortalecer, eso sí.

A los tres años de nacer la AVL,sigue habiendo secesionistas e instituciones (Diputación de Valencia) que no acatan la normativa. Para este viaje no hacían falta alforjas
En el sentido académico, en la aplicación de las normas promulgadas encajando con la unidad lingüística, se ha progresado mucho. Que después haya instituciones que se resistan quizás sea por falta de voluntad política. Cuando en 1913, Pompeu Fabra y el IEC hicieron las normas hubo instituciones que no las aceptaron. Hasta que Prat de la Riba dijo que no se aceptaba ningún papel en la Mancomunitat de Cataluña ni en ninguna institución, por ejemplo en los ayuntamientos, que no estuviera escrito en normativa fabriana. Fue una decisión política. Yo también lo he hecho cuando normalizamos el aranés, que lo hablan 6.000 personas. No se ponían de acuerdo: que si dos eses, que si ç. Decidí que se imponía un acto político al criterio de los filólogos. No sabía si tenían razón los de la ç o los de las dos eses, pero el aranés necesitaba normativa para no morir. Seguramente hace falta que se diga: Oigan, la Acadèmia no son cuatro excéntricos; está avalada por el Consell y la Universitat. Y la AVL dice eso y se acabó.

Por cierto,¿para cuándo la beatificación de Jordi Pujol?
No hombre, no. Yo soy un pobre pecador.

La doble denominación valencià/ catalàes aceptada por el Govern Català,aunque no por el IEC. ¿Y usted?

No habría estado mal que se hubiera aceptado una única denominación. Que los suizos o los austríacos digan que hablan alemán no quiere decir que queden disminuidos como suizos o austríacos en su independencia ni en el carácter particular de su cultura. No presupone que tenga que haber interferencia de Alemania ni anexión. La denominación única porque habría evitado muchos problemas, como en Baleares, donde sí han aceptado que la lengua se llame catalán. Y fíjese, de los tres dialectos puede que el que tenga más diferencias sea el balear. Siempre que he oído a dos valencianos hablar entre sí lo he entendido todo. En cambio, puede pasar lo contrario con los mallorquines, que tienen un lenguaje mucho más cerrado. Recuerdo una conversación en mi despacho con Broseta y Melià (un mallorquín), y le dije a Broseta. ¿Qué estamos hablando? Pues exactamente la misma lengua. Se diga espill o mirall, noio xic. Ha habido mucho interés, primero en presentarlas como lenguas diferentes y después en darles una denominación diferente, que complica las cosas.

¿No cree que la doble denominación es determinante para la supervivencia de la lengua,al menos aquí en Valencia?
La doble denominación no lo sé, pero la unidad de la lengua es determinante, sobre todo en el País Valenciano. En Cataluña ya tiene problemas, y aquí más. Al final con tanta discusión la gente se harta y habla castellano.

Para hablar la misma lengua, las Generalitats no se entienden demasiado,¿Quién ha puesto más piedras en el muro,la derecha valenciana o el imperialismo catalán?
Al Gobierno de la Generalitat que yo presidí nunca nadie lo podrá acusar de interferencias ni de imperialista. Para no crear malentendidos yo personalmente he preferido tener una relación menos intensa con el País Valenciano de lo que debía. Hemos negociado el tema lingüístico y hemos colaborado en temas económicos.

¿Por qué si a los empresarios valencianos les interesa la eurorregión no presionan al Consell para que acepte entrar?
En el año 1987, empecé a hacer conferencias y contactos en favor de está en misma filosofía: la de desarrollar el Mediterráneo noroccidental, que no se llamaba eurorregión. La idea es hacer frente al gran peso del Rhin, el Benelux y norte de Italia. Pero en esto siempre hemos encontrado dificultades y muchas reticencias en Valencia por parte de los gobiernos, también de los socialistas. La voluntad de CiU de ayudar a Valencia ha llegado hasta el suicidio. Hemos apoyado el Plan Hidrológico, modificado y disminuido, pero lo hemos apoyado. No sé si los valencianos se percatan del coste que hemos pagado con total coherencia. Muchas veces hemos sufrido la incomprensión en Valencia y siempre una actitud hostil en Madrid. Es evidente que a Madrid no le gusta la conexión Barcelona— Valencia y quiere cortarla siempre. Nosotros tenemos que reaccionar contra esto, pero sobre todo ustedes. Porque esta conexión hacia Barcelona les lleva a Francia y a Europa. Un político muy importante del PP madrileño dijo que había que acelerar la conexión de Madrid hacia Valencia para que no tengan la tentación de mirar hacia el norte.

¿Permitirá el Gobierno central lo que en su día no toleraron Abril Martorell y Alfonso Guerra,que el Estatuto valenciano sea de primera?
Esta por ver que lo permitan para Cataluña.

En 23 años de presidente de la Generalitat,¿Cuántos secretos se llevará a la otra vida si existe?
Algunos me llevaré, por supuesto.

¿El ejercicio del poder,como las empresas químicas,genera siempre residuos contaminantes para la democracia?
Sí, pero sin las empresas químicas retrocederíamos 150 años. Una de las grandes bestias negras del mundo medioambiental es el cloro y si desapareciese, ya me dirá. Los productos farmacéuticos también son química.

¿Los pueblos tienen los políticos que se merecen?
Una cierta relación entre la calidad de un país y sus políticos siempre hay, con excepciones. En una conferencia que di sobre grandeza y miseria de la política, apunté que una de sus grandezas es que normalmente los que interpretan el interés general son los políticos, aunque se hable mucho de la sociedad civil, que es importante. Normalmente interpretan mejor ese interés general que la gente de la calle, que tiene derecho a defender su interés particular. Porque en teoría tienen más visión global y han de velar por combinar los intereses contrapuestos.

¿A que le habría hecho ilusión que Carod-Rovira en vez de ser un hijo político rebotado,hubiera sido su heredero?
Quien ha de continuar la política de Convergència es Artur Mas y otros muchos como Mas.

¿Que ERC haya abierto franquicia en Valencia es signo de coherencia o un atentado contra el sentido común?
Siempre he sido poco partidario de estas presencias, en concordancia con mi idea de que no han de haber interferencias. Para defender el concepto de País Valenciano, la lengua y cultura y solucionar sus problemas están los partidos valencianos.

Conoce la geografía catalana palmo a palmo, ¿Cómo se mantiene el contacto con la gente sin hacer demagogia?
Yo he tenido muchos disgustos por eso. Normalmente cuando me encontraba con algunas protestas plantaba cara e iba directamente a interpelar a los manifestantes. Es muy importante que, con prudencia, el político sepa decir no tenéis razón. Que sepa trasladar a su gente hasta dónde se puede llegar y de dónde no se puede pasar. Esta semana en Cataluña he oído actuaciones de los sindicatos muy interesantes y positivas en este sentido.

El presidente Camps es de su escuela:Subió al Penyagolosa,nuestro Canigó,y premió al Betlem del Tirisiti y a los Pelegrins de les Useres.
No he estado nunca en el Penyagolosa. El otro día, Felipe González me dijo en la tele algo que me ha dicho muchas veces. Que «ése —ése era yo— es un todoterreno». Una vez viajé a Japón y vi al emperador [hace un gesto reverencial]. Fui a explicar la voluntad de proyección internacional de Cataluña. Si lo dices en la Plaça de Sant Jaume no trasciende, ni siquiera si vas a París. Al día siguiente, volví y visité un pueblo de 300 habitantes. En los dos sitios estoy bien. Hombre, más cómodo en el pueblo porque no hay que hacer tanta reverencia. Pero nuestro trabajo es saber estar en los dos sitios. Es bueno que se haga, aunque cada cual tiene su estilo.

Francesc Arabí - Fotos: Manuel Molines