FRANCISCO JAVIER TOMAS PUCHOL
GRUP MIXT
Portaveu
 

01 de Marzo de 2006

 
 

El Grupo Mixto apoya en las Cortes la denominación de Reino de Valencia o Comunidad Foral Valenciana y cuestiona la reforma del Estatuto valenciano

El Diputado y portavoz del Grupo Mixto, Javier Tomás, ha apoyado la Proposición no de Ley presentada por el grupo popular contra la denominación de País Valencià, pero recordando que con la reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, el Partido Popular y el Partido Socialista, han demostrado de forma inequívoca que carecen de un proyecto político autóctono y propio, no avanzando en temas importantes como el reconocimiento de la foralidad o los derechos de autogobierno, y limitándose a copiar conceptos artificiales como “nacionalidad histórica” que son empleados por el nacionalismo vasco y catalán para justificar un hecho diferencial inexistente frente a las demás regiones de España.

Tomás en su intervención leyó el apartado segundo de la Exposición de Motivos de la Proposición de Ley de Reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, donde se establece que “la tradición valenciana proveniente del histórico Reino de Valencia se encuentra con la concepción moderna de País Valenciano y da origen a la autonomía valenciana”, afirmando que el PP-PSOE son los responsable de consolidar unos términos desfasados y que han sido superados por el pueblo valenciano.

Para el Grupo Mixto, establecer que la denominación de País Valenciano corresponde a una concepción moderna, aunque sólo sea en la Exposición de Motivos de la reforma estatutaria pactada entre PP-PSOE, supone legitimar su utilización por una izquierda valenciana anclada en las trasnochadas tesis fusterianas de País Valenciano, Países catalanes y lengua catalana.

El diputado y miembro de Coalicio Valenciana afirmó que con esta reforma estatutaria estamos perdiendo una ocasión importante para reclamar al gobierno de Madrid aquello que nos corresponde por Derecho. Para defender nuestra identidad cultural, económica y social.

Así y conforme proclama el partido valencianista, Coalicio Valenciana, Tomás indicó que la denominación que más se ajusta y que debería haber defendido cualquier partido político que se considere valenciano, es la de Reino de Valencia o en cualquier caso la de Comunidad Foral Valenciana, un concepto que proviene de nuestra historia, autonomía y personalidad reconocida desde hace siglos, un término que sólo aquellos que están supeditados a las exigencias del catalanismo pueden criticar.

El reconocimiento de nuestras raíces forales y de Reino, nos sitúa en un nivel superior a aquellas comunidades que falsean la historia, como es el caso de los catalanes, y que deben inventarse una supuesta “nacionalidad histórica” como si los andaluces, castellanos, valencianos o baleáricos no tuvieran historia.

Reconocer en el Estatuto valenciano la entidad política de Comunidad Foral Valenciana nos hubiera situado en un techo reivindicativo y competencial superior al de “nacionalidad histórica”, siempre dentro del estricto respeto al ordenamiento jurídico y la Constitución Española.

Archivos del Reino de Valencia y Corona de Aragón

Con respecto a los archivos de la Corona de Aragón, Coalicio Valenciana apoyó la iniciativa pero recalcó que en este momento lo que se exige es reclamar al gobierno catalán y al de Zapatero la devolución inmediata de los sellos, planos, mapas, manuscritos, volúmenes especializados y archivos históricos pertenecientes al Reino de Valencia, y que actualmente se encuentran retenidos en el Archivo de la Corona de Aragón.

El Grupo Mixto considera que el gobierno de Zapatero y sus socios de ERC carecen de un programa político en materia archivística, como se ha visto patente con la devolución de los documentos de Salamanca, mientras que la reclamación de los archivos del Reino de Valencia sigue pendiente.

El diputado Tomás asegura que es una burla contra los valencianos la decisión del gobierno de Zapatero, por la que con nocturnidad y alevosía se ha ejecutado un “expolio cultural” aplaudido por el tripartito catalán y Carod-Rovira, mientras que documentos que históricamente fueron robados y secuestrados posteriormente por el gobierno catalán desde 1419, todavía no han sido devueltos a los Archivos del Reino de Valencia de donde pertenecen.