08 de abril de 2006
 

La Coordinadora de Entidades Culturales condena la actitud de la Generalitat Valenciana y convoca una gran reunión del valencianismo

La Federación Coordinadora de Entidades Culturales del Reino de Valencia ha convocada para mañana lunes 10 de abril a las 20 horas una reunión urgente de todos sus integrantes para analizar el contenido de la Sentencia del Tribunal Supremo en la que se niega la existencia de la lengua valenciana, asimilando ésta al catalán, afirmando que se adoptarán las iniciativas a emprender para combatir esta resolución judicial y la actitud del gobierno de Camps.

La Presidenta de la Coordinadora de Entidades, María Dolores García Broch, ha adelantado que condena enérgicamente la actitud de la Generalitat Valenciana por haber reconocido ante el Tribunal Supremo que “el valenciano es una variedad del catalán” y que esta noticia supone un fuerte revés contra la personalidad idiomática de la lengua valenciana.

García Broch quiso recordar en sus declaraciones que el propio fallo judicial del Supremo hace “especial referencia” al Dictamen de 9 de febrero de 2005 de la catalanista Academia Valenciana de la Lengua para justificar su resolución, añadiendo García Broch que “se trata de esa misma Academia a la que el PP-PSPV le han dado rango de entidad estatutaria tras la reforma del Estatuto valenciano”.

Para esta histórica del valencianismo, que fue miembro fundador de Unio Valenciana y actualmente milita como Vicepresidenta en Coalicio Valenciana, no le cabe duda que el gobierno de Camps ha dejado en un segundo lugar la defensa de nuestras señas de identidad, principalmente la lengua valenciana, un símbolo que desde siempre ha definido al pueblo valenciano.

Desde la Coordinadora de Entidades se ha asegurado que la respuesta debe ser contundente y unánime de todos los valencianos, exigiendo a nuestros gobernantes la disolución de la catalanista AVL.

María Dolores dijo que el pueblo valenciano no iba a consentir de ningún modo que el gobierno valenciano retrocediese en la decisión anunciada por el Conseller Font de Mora de recurrir ante el Tribunal Constitucional esta sentencia, ya que es imprescindible que se haga frente en los tribunales a esta aberración filológica, histórica y jurídica.