06 de abril de 2006
 

Coalicio Valenciana califica de gravísimo atentado a la identidad de la lengua valenciana la Sentencia del Tribunal Supremo

La formación liderada por Juan García Sentandreu considera que la Sentencia del Tribunal Supremo, por la que se afirma que valenciano y catalán son la misma lengua, supone de facto acabar con la personalidad jurídica que el idioma valenciano tiene reconocido en el vigente Estatuto de Autonomía de 1982.

Coalicio Valenciana tras analizar el contenido de la Sentencia señala que los grandes responsables de este fallo judicial son la Academia Valenciana de la Lengua y la Generalitat Valenciana, esta última, no sólo por haber creado y oficializado en la reforma del Estatuto valenciano dicha institución, sino por haber reconocido en el alto Tribunal que “el valenciano es una variante del catalán”.

Juan García Sentandreu ha afirmado que la Generalitat Valenciana y el Presidente Camps son los directos responsables de este atropello a la entidad idiomática de la lengua valenciana, un idioma en el que el actual gobierno valenciano nunca ha creído.

Así, Sentandreu manifestó que el Fundamento de Derecho Séptimo de la Sentencia indica literalmente que en la resolución del asunto contencioso “es especialmente significativo el acuerdo de la Academia Valenciana de la Lengua de 9 de febrero de 2005, por el que se aprueba el dictamen sobre los principios y criterios para la defensa de la denominación y la entidad del valenciano. En este dictamen se afirma que la lengua propia e histórica de los valencianos, desde el punto de vista de la filología, es también la que comparten las Comunidades Autónomas de Cataluña y de las Islas Baleares” concluye ese mismo párrafo haciendo referencia a otra parte del Dictamen de la AVL donde se afirma que “es un hecho que en España hay dos denominaciones igualmente legales para designar esta lengua: la de valenciano y la de catalán”.

Pero para el partido valencianista lo más grave no es que el Tribunal Supremo se justifique en el Dictamen de la AVL que acordaron ERC, CiU, Partido Socialista de Cataluña y González Pons, sino que en los mismos Fundamentos de Derecho se señala textualmente que “la línea argumental seguida por la Generalitat Valenciana en su escrito de oposición a la casación viene a reconocer lo anterior, desde el momento en que pone el acento en que el valenciano es una variedad de la lengua catalana y en que es el dato de esa variedad el que justifica la dualidad de certificaciones administrativas que preconiza y la aquí polémica supresión de convalidaciones”, es decir, que la Generalitat Valenciana en el Supremo ha reconocido que el valenciano deriva del catalán, o lo que es lo mismo, que el idioma valenciano no existe como tal y se trata de un dialecto del catalán.

En definitiva, el Tribunal Supremo ha reconocido por primera vez que valenciano y catalán son una misma lengua, utilizando como prueba los argumentos y manifestaciones jurídicas de la Generalitat Valenciana y el Dictamen de 9 de febrero de 2005 de la Academia Valenciana de la Lengua.

Juan García Sentandreu aseguró que la AVL y la Generalitat Valenciana son los directos y únicos responsables de la Sentencia del Supremo y la desaparición de la personalidad del idioma valenciano, indicando que el Partido Popular de Camps ha perdido el norte y se ha entregado en manos del catalanismo.

Sentandreu pidió al Conseller de Cultura que respete al pueblo valenciano y cese en el discurso de la mentira, afirmando que esta gravísima cesión al catalanismo, que desde un punto de vista jurídica acaba con cualquier reconocimiento del idioma valenciano, debe ser aclarada de inmediato por el gobierno valenciano, ya que es la primera vez que un Tribunal reconoce que valenciano y catalán son la misma lengua.

El valencianismo mediático y de escaparate del Presidente Camps está llegando a su final, y las elecciones de 2007 se convertirán en un gran plebiscito ciudadano en defensa de nuestras señas de identidad y contra el catalanismo.