12 de mayo de 2006
 

Sentandreu pide la inmediata y urgente comparecencia de Camps y la depuración de responsabilidades en el Partido Popular

Tras la noticia del posible caso de corrupción que rodea al expresidente Eduardo Zaplana con el cobro de comisiones ilegales en la construcción del parque de Terra Mítica, El Presidente de Coalicio Valenciana ha calificado la situación de insostenible alarma social.

Juan García Sentandreu indicó que la convulsión política que este hecho va a acarrear dentro de las filas populares, tanto a nivel nacional como en la Comunidad Valenciana, hace imprescindible la comparencia inmediata y urgente del Presidente Camps para que explique a la ciudadanía todo lo que el Consell conozca de esta situación y las medidas internas que desde el PP valenciano se van a adoptar.

En este sentido, recordó las importantes responsabilidades que tiene el Presidente de la Generalitat Valenciana como máximo mandatario del PP valenciano y en la propia empresa gestora de Terra Mítica.

Para la formación valencianista, es el momento de que el Consell y el PP valenciano adopten medidas drásticas contra la corrupción generalizada que está aflorando en las instituciones valencianas, y no se pretenda pasar página de modo inmoral como se ha hecho hasta ahora.

Por ello, Coalicio Valenciana ha anunciado que presentará a través del Grupo Mixto de una iniciativa parlamentaria para exigir la constitución de una Comisión anticorrupción dentro de las Cortes Valencianas, una medida que ya fue solicitada en su momento para el “caso Fabra”, donde se depuren las responsabilidades políticas al margen de las judiciales, así como la inmediata comparecencia del Presidente Camps.

Además, Sentandreu exigió la inmediata dimisión de Eduardo Zaplana, o cuanto menos, su cese temporal de todas las responsabilidades institucionales que tiene asignadas dentro del Partido Popular, entre ellas las de portavoz del Congreso, hasta que los tribunales esclarezcan estos gravísimos hechos.

El líder valencianista afirmó que todos los ciudadanos van a demandar al Partido Popular y a Mariano Rajoy el cumplimiento de su Código ético político, algo que fue enarbolado por los populares ante los casos de corrupción del PSOE, y que ahora se hace totalmente necesario.