15 de febrero de 2006
 

El Grupo Mixto y Coalicio Valenciana piden la paralización de la instalación de las subestaciones eléctricas de Patraix, Pinedo y Cabaña

El Grupo Mixto vota abstención en el debate de aprobación de la Ley de Prevención de la Contaminación y Calidad Ambiental, tras manifestar que compartía el espíritu de dicha norma y considerar positivas las aportamos que al proyecto de ley habían realizado la Confederación Empresarial Valenciana y la Cámara de Comercio, aunque el diputado y militante de Coalicio Valenciana, Javier Tomás, indicó que con la aprobación de esta Ley y en materia de calidad ambiental el gobierno valenciano está demostrando la doble moral con la que el Partido Popular está dirigiendo la Comunidad Valenciana.

Javier Tomás afirmó que su abstención debía convertirse en un voto de denuncia, en la voz de miles de valencianos que no pueden expresarse en la Tribuna de las Cortes, pero que van a sufrir la contaminación de la radiación electromagnética generada por la subestación y la línea de alta tensión que se pretende instalar en el Barrio de Patraix, Pinedo o en el Cabañal, tras un acuerdo donde están implicadas todas las administraciones, de un color y de otro, y cuyo último responsable es la corporación local de Valencia que ha permitido su ubicación en el centro de zonas urbanas, a escasos metros de colegios, centros asistenciales u hospitales.

En su intervención, Tomás se preguntó con qué credibilidad puede comparecer el gobierno y los políticos valencianos para presentar ante la sociedad un proyecto de ley que pretende mejor la calidad ambiental y luchar contra la contaminación, mientras que algunos barrios y zonas de nuestras ciudadanas están siendo abandonados en esta materia.

Por su parte, el Presidente de Coalicio Valenciana quiso referirse a esta cuestión afirmando que la salud de los ciudadanos es un bien digno de toda protección y las políticas de cualquier gobierno, ya que sea el central, autonómico o local, deben ir encaminadas a preservar las condiciones óptimas para el desarrollo pleno de las personas, especialmente los niños.

Sentandreu señaló que ni el gobierno de Zapatero, ni el gobierno de Francisco Camps, ni la alcaldesa Rita Barberá han sabido cumplir en esta materia, asegurando que Coalicio Valenciana garantizará la salud y bienestar de todos los ciudadanos, obligando a los responsables del suministro eléctrico a instalar estas subestaciones donde no supongan un riesgo para los habitantes y lógicamente en la periferia de las ciudades.

El líder valencianista recordó que existen informes científicos de gran solvencia que aseguran existe un incremento de las enfermedades de Leucemia infantil de cerca del 69% en las zonas próximas a la subestaciones eléctricas y las líneas de alta tensión, y supone un despropósito situar en centros urbanos unas actividades a las que calificó como muy peligrosas.