OPINIO

 

La falsa polémica sobre TV3
 
Rafael Gozalbes

Desde que el Consell decidió echar un pulso a Clos para conseguir más canales de televisión que poder ofertar a los empresarios de su entorno, la jugada no puede haberles salido peor.


Efectivamente los chicos de Camps lograrán los nuevos canales, es decir más licencias para repartir. Más dinero a ganar que al fin y al cabo es lo que cuenta entre quienes viven del sueldo oficial y de amigos con posibles. Ya se sabé, favor con favor se paga.


La putada, perdón por el palabro, es que se ha visto que tras veinte años de permisividad, de permitir vulnerar impunemente la legislación a los catalanufos de Acccio Cultural del País Valencia que siempre campan a sus anchas, al PP de Camps, Pons, Villalonga y otros de tan alta alcurnia, el catalanismo no les molesta. Es más, les gusta.


Si perplejos nos dejaba el vicepresidente Rambla intentando excusar al Consell por el cierre del repetidor de La Carrasqueta, “esto...si...uhmm...la ley....las normas....”, más alucinados se han quedado más de un militante popular viendo que ahora lo que vamos a tener en nuestra Comunitat es una TV3 emitiendo de forma legal. Adoctrinando, catalanizando e insultando continuamente al pueblo valenciano.


TV3 es más que una cadena de televisión en catalán, idioma que en ningún caso compartimos ni goza de oficialidad en nuestro Reino. TV3 es un instrumento de propaganda al servicio del independentismo catalanista. Al servicio de los que pretenden construir esos “paises catalanes” que anulan a los valencianos y que tanto asco nos producen.


Ahora, por obra y gracia del PP, podrán hacerlo impunemente. No existe polémica alguna sobre el caso. Existe un Partido Popular pancatalanista y aburguesado al que nuestro idioma, nuestra cultura y nuestro futuro como pueblo se la bufa.