1 de febrero de 2007
 

Sentandreu exige a los diputados valencianos del PP y PSOE en el Congreso y Senado que voten en contra el Estatuto de Castilla-La Mancha

El presidente de Coalicio Valenciana ha calificado de delirante la política hídrica mantenida por los dos partidos nacionales, PP y PSOE, y ha exigido a los diputados y senadores elegidos por los valencianos que se opongan a la reforma de Estatuto planteada por Castilla-La Mancha al suprimir el trasvase Tajo-Segura.

Para Sentandreu estas medidas, igual que la reforma del Estatuto de Aragón, demuestran que el PP y PSOE carecen de un modelo único de España y de política nacional, permitiendo que sus partidos regionales se conviertan en un reino de taifas donde triunfa el “sálvese quien pueda” frente al discurso de la coherencia que debería primar en algunas materias de Estado.
La formación valencianista ha anunciado que interpondrá un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma estatutaria de Castilla-La Mancha pactada entre el PP y PSOE, al entender que se vulnera el principio de solidaridad expresado en la Constitución española y el artículo 148 y 149 de nuestra Carta Magna en cuenta a la utilización y aprovechamiento compartido de los recursos hídricos.

Así las cosas, Juan García Sentandreu ha denunciado el escaso peso e importancia de los representantes políticos valencianos del PP y PSOE en sus ejecutivas nacionales, donde están permitiendo que los intereses de la Comunidad Valenciana sean discriminados y arrinconados frente a otras regiones. Por ello, Sentandreu recordó a Camps y Plá que su principal responsabilidad son los intereses económicos y de progreso de los ciudadanos de Alicante, Castellón y Valencia, mucho antes incluso que los propios de sus estructuras de partido.

El líder valencianista también quiso recordar a Barrera y el PP manchego que si entendemos a España como un todo, nadie puede considerarse acreedor de un recurso natural tan importante como el agua, más aún cuando la Comunidad Valenciana y los valencianos con nuestros impuestos somos solidarios con otras regiones más desfavorecidas, como es el caso de Andalucía, Extremadura o Castilla-La Mancha, y es esa misma solidaridad la que ahora exigimos y reclamamos los valencianos.