2 de febrero de 2007
 

Sentandreu comparte el informe del Sindico de Agravios y pide que la subestación eléctrica de Patraix se saque fuera del núcleo urbano

El presidente de Coalicio Valenciana y candidato al Ayuntamiento de la ciudad de Valencia ha confirmado su total y pleno apoyo a la reivindicación del barrio Jesús-Patraix para suspender las actividades de la subestación eléctrica que Iberdrola ha instalado en la Av. Gaspar Aguilar y retirarla fuera del núcleo urbano de la ciudad.

El líder valencianista quiso referirse a esta cuestión afirmando que la salud de los ciudadanos es un bien digno de toda protección y las políticas de cualquier gobierno, ya que sea el central, autonómico o local, deben ir encaminadas a preservar las condiciones óptimas para el desarrollo pleno de las personas, especialmente los niños.

Sentandreu señaló que la instalación de la subestación de Patraix ha sido un acuerdo entre el gobierno de Zapatero, el gobierno de Camps y la alcaldesa Rita Barberá, lo que demuestra que el PP y PSOE han olvidado los intereses de los ciudadanos de este importante barrio valenciano para sucumbir a las presiones del poder económico de Iberdrola.

Por ello, Sentandreu se comprometió públicamente con los ciudadanos de ese barrio a que una de las primeras medidas que adoptará Coalicio Valenciana en el Ayuntamiento será la de exigir y cumplir con el traslado de la subestación eléctrica fuera de la ciudad de Valencia.

En contestación a las recientes declaraciones realizadas por responsables de Iberdrola, Sentandreu les recordó que hay informes científicos de gran solvencia que aseguran existe un incremento de las enfermedades de leucemia infantil de cerca del 69% en las zonas próximas a la subestaciones eléctricas y las líneas de alta tensión, y supone un despropósito situar en centros urbanos unas actividades a las que calificó como muy peligrosas.

El presidente de CV denunció que a pesar de la movilización de todo el barrio Jesús-Patraix los responsables políticos, y la alcaldesa Rita Barberá a la cabeza, han hecho oídos sordos a las reclamaciones de miles de valencianos que van a sufrir la contaminación de la radiación electromagnética generada por la subestación y la línea de alta tensión de Patraix, Pinedo o el Cabañal, un acuerdo que según Sentandreu, implicada a todas las administraciones, de un color y de otro, y cuyo último responsable es la corporación local de Valencia que ha permitido su ubicación en el centro de zonas urbanas, a escasos metros de colegios, centros asistenciales u hospitales.