25 de enero de 2007
 

Sentandreu: “la inmigración incontrolada está produciendo unos niveles de inseguridad ciudadana en España absolutamente insostenibles”

Tras el segundo asalto en lo que llevamos de semana de una joyería en un centro comercial de Valencia, la formación liderada por Juan García Sentandreu ha manifestado que la creciente inseguridad ciudadana debe ser atajada con un reforzamiento de los medios humanos y materiales de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, y en este sentido, el presidente de Coalicio Valenciana exigió al delegado del gobierno un incremento de los efectivos policiales destinados a la Comunidad Valenciana.

Para Sentandreu, el gobierno nacional de Zapatero se ha olvidado de las necesidades de los ciudadanos de Alicante, Castellón y Valencia, ya que mientras las cifras de delincuencia en la Comunidad Valenciana han aumentado entorno a un 28 por ciento, desde el Ministerio del Interior no se ha tomado ninguna medida efectiva para reducir esta criminalidad.

Según indicó el presidente de Coalicio Valenciana, la laxitud de Zapatero con el problema de la delincuencia y las políticas de puertas abiertas en materia de inmigración están provocando la entrada incontrolada de bandas organizadas provenientes del Este de Europa, que son en la mayoría de las ocasiones las responsables de unos delitos con gran violencia y con una preparación paramilitar.

Por su parte, Juan García Sentandreu quiso indicar que el fenómeno de la inmigración ha traído una doble delincuencia que se está manifestando de forma preocupante en los últimos meses. Así, mientras la inmigración de sudamericanos o marroquíes representa una delincuencia callejera, como se ha visto en los últimos incidentes de Alcorcón, la inmigración del Este ha traído bandas organizadas a gran escala que trafican con seres humanos, drogas o asaltan viviendas.

Para el líder valencianista una y otra delincuencia deben ser combatidas de forma decidida y efectiva por el Estado de Derecho, ya que la creciente inseguridad es un problema que se palpa en las calles de cualquier ciudad y que preocupa a todos los españoles.