Coalición Valenciana denuncia la difícil situación a la que han llevado a nuestro comercio y pequeñas industrias tradicionales, los legisladores y políticos de los partidos que han gobernado durante las últimas décadas (PP y PSOE).

Hoy en día, al pasear por cualquier zona comercial de Valencia, Alicante, Castellón, o cualquier otra ciudad valenciana, podemos comprobar la proliferación de comercios regentados por ciudadanos asiáticos. Esto nos parece una muestra evidente de la capacidad de los valencianos para integrar a personas de cualquier parte del mundo y de nuestra forma de ser abierta y con altura de miras.

Desde Coalición Valenciana, lo que consideramos improcedente, dañino y, sin duda una terrible competencia desleal, que esta llevando a la ruina al empresariado valenciano, y que ha sido legalizada por PP, PSOE, IU y demás socios de estos partidos, son las enormes facilidades fiscales y de todo tipo, así como la casi ausencia de control en el cumplimento de las normativas vigentes, otorgadas a estos ciudadanos, y utilizadas por algunos de estos ellos para competir de manera poco ortodoxa.

Podemos leer en prensa que estos ciudadanos disfrutan de una total o casi total exención fiscal durante cinco años, y que muchos de ellos, haciendo uso de lo que podríamos denominar casi como fraude de ley, transcurrido el plazo, cambian de titular para seguir beneficiándose de la exención. Con ello nos encontramos con unos comercios libres de impuestos, compitiendo con otros tradicionales que no lo están. Así, el empresariado y los trabajadores autóctonos, sufren la cada vez más asfixiante presión fiscal, que se verá incrementada el próximo ejercicio con la subida de determinados impuestos aprobada por el Gobierno Zapatero.

Lejos de proponer medidas restrictivas a la competencia o discriminadoras para con estos ciudadanos, los integrantes de Coalición Valenciana proponemos que las mismas ventajas fiscales y de otro tipo que son aplicadas a los ciudadanos acogidos en nuestra tierra, sean aplicadas a los empresarios y trabajadores autóctonos para que estos puedan competir con igualdad de medios, ya que nuestros empresarios, en una situación de libre y leal competencia, son capaces como han demostrado, de superar cualquier situación crítica.

Coalición Valenciana se ve obligada a exigir al Partido Popular y al PSOE, igualdad de trato para las empresas y trabajadores valencianos que el que se aplica a ciudadanos foráneos. Así mismo proponemos que si el incremento de beneficios fiscales para las empresas valencianas y sus trabajadores supone un recorte de los ingresos públicos, procedan ambos partidos a eliminar asesores, visas, dietas, coches oficiales y demás privilegios que les pagamos todos los ciudadanos, puesto que en tan duro trance como el que estamos viviendo, entendemos que todos debemos apretarnos el cinturón, pero nuestros representantes deben dar ejemplo y ser los primeros.

Coalición Valenciana quiere aprovechar este comunicado para pedir la dimisión de la Alcaldesa Rita Barberá, por el acoso recaudador que padecen los conductores de la ciudad, que sufren controles indiscriminados mientras transitan y una presión sin precedentes cuando estacionan, incluso en zonas carentes de suficientes plazas de aparcamiento.