22 de mayo de 2008
 

Sentandreu: “La Generalitat Valenciana se encuentra en una agónica situación económica de quiebra técnica”

 

El presidente de Coalicio Valenciana ha señalado que la calamitosa gestión de los recursos públicos realizada por el gobierno de Camps, así como el gasto excesivo en actuaciones de escasa rentabilidad económica, muchas de las cuales se encuentran actualmente en una situación ruinosa y bajo sospecha de fraude económico, están llevando a la Comunidad Valenciana a un callejón sin salida.

En ese sentido, el líder valencianista calificó de quiebra técnica la situación que atraviesa la Generalitat Valenciana, con una agónica situación económica que podría agravarse si el gobierno de Camps continúa endeudando a los valencianos con los 3.000 millones de euros de incremento de endeudamiento solicitado al gobierno de Zapatero.

Desde Coalicio Valenciana se considera indispensable que el gobierno de Camps ponga en marcha un plan de choque para frenar la caída libre de las empresas valencianas, entre ellas el sector de la construcción, el campo y la industria tradicional, pero muy especialmente en revitalizar y apoyar el tejido social y empresarial del pequeño y mediano comercio. Pero por desgracia, con el elevado endeudamiento que sufre la Generalitat Valenciana por la mala gestión del gobierno Camps, éste es incapaz de adoptar ninguna medida financiera para aliviar la situación de crisis que sufren los valencianos, y según Sentandreu “bastante hará Camps con pagar los intereses de esa tremenda deuda y los gastos corrientes de la administración”.

Sentandreu afirmó que la crisis económica es muy preocupante, mucho más de lo que nuestros responsables políticos quieren hacernos creer, y la estamos a sufrir todos en nuestros bolsillos, pero muy destacadamente los jóvenes, las familias y los mayores.

Para la formación valencianista las medidas económicas emprendidas por el gobierno central son un parche que no soluciona problemas tan importantes como el freno a la construcción, la subida incontrolada de las hipotecas, el aumento galopante de los precios de los productos de consumo o el crecimiento del paro. De esta forma ni los 400 euros que se deducirán del IRPF, ni la anunciada supresión de los gastos por ampliación del plazo hipotecario son respuestas acertadas que alivien la maltrecha economía familiar, pero mucho menos – destacó Sentandreu – seguir aumentando la deuda de la Generalitat Valenciana sin control ni medida.