elPalleter

subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link
subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link
subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link
subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link
subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link
subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link
subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link
subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link

El PP entregó la AVL al catalanismo y al PSOE y la incluyó en el Estatuto (2)

Capítulo 17

 

El PP se allanó a las pretensiones del catalanismo y del PSOE y, a pesar de tener mayoría en las Cortes Valencianas, y dejó que le organizara el adversario su composición, de manera que, en vez de aplicar la proporcionalidad mayoritaria que tenía en el Parlamento Valenciano en la Academia Valenciana de la Lengua y lograr mayoría de académicos valencianistas, fue al revés, tuvo que engullírsela y se quedó con la minoría muy minoritaria, dejando la autoridad lingüística en manos de Pujol.

 

 

 

 

González Pons aplaudió el dictamen, mientras que Fernando Giner dijo que era la estocada de muerte del idioma valenciano"

Los académicos resultantes de aquel vergonzoso compadreo fueron: Rafael Alemany, Verónica Cantó, Jordi Colomina, Antoni Ferrando, Albert Hauf, Pere Maria Orts, Josep Palomero, Honorat Ros, Ascensió Figueres, Josep Lluís Doménech, Marisol González, Manuel Pérez Saldanya, Emili Casanova, Ángel Calpe, Vicente Gascón Pelegrí, Juan Alfonso Gil Albors, Alfons Vila Moreno, Artur Ahuir, Ramón Arnau y Ramón Ferrer Navarro.

Jordi Pujol, el PSOE y el catalanismo lograron el mayor número de académicos, estando en minoría en las Cortes Valencianas, al tiempo que el PP en su política de cesiones y entreguismo lo que aportó a la Academia Valenciana de la Lengua fue: Ramón Arnau, canónigo jubilado de la catedral de Valencia, que se hizo de la Real Academia de Cultura Valenciana, a la que renunció al poco tiempo, tras entrar en la AVL; Ramón Ferrer Navarro, muy entregado a la nueva causa, tras dejar la antigua totalmente opuesta a ésta; Artur Ahuir, ex cazador de premios de Lo Rat Penat; Juan Alfonso Gil Albors, que vivió con el anterior régimen y con el nuevo; Vicente Gascón Pelegrí, quien llegó a los 90 años al cargo, (ya fallecido); Xavier Casp, lo mismo; Ángel Calpe Climent, médico de cárceles, nada que ver con la lingüística; Ascensió Figueres, la actual presidenta de la AVL; Alfons Vila, supuestamente el último (valencianista) de Filipinas en la AVL, cuya presencia y actividad en el ente normativo es casi imperceptible; y Pere Maria Orts, amigo personal de Zaplana, farmacéutico de Benidorm, cuestionador de la Real Senyera y autor de la 'Història de la Senyera y el País valencià'. De la labor de los escasos académicos que entraron en la AVL por la cuota del PP dentro de la AVL en teoría para defender la Lengua Valenciana poco se sabe. No hay constancia en la calle de que armen ruido. Es sorprendente la unanimidad existente en los acuerdos que se adopta. Unanimidad que en algunos casos se ha conseguido al salirse de las reuniones para ir al baño en los momentos delicados o votaciones, el único discrepante que queda dentro.

Esta Academia, el 9 de febrero de 2005, publicó otro dictamen famoso, donde llamaron la atención a los gobiernos de Valencia y Cataluña para que se pusieran de acuerdo en llamar exclusivamente catalán a la Lengua Valenciana, con el objeto de que la lengua catalana no continuara estando fragmentada.

El primer punto de dicho acuerdo establecía que "la lengua propia e histórica de los valencianos es también la que comparten las comunidades autónomas de Cataluña, las Islas Baleares y el Principado de Andorra… también es la lengua histórica y propia de los territorios de la antigua Corona de Aragón (de la franja oriental aragonesa, la ciudad sarda de L´Alguer y el departamento francés de los Pirineos Orientales).

En el punto 4, tras consagrar los países catalanes aseguran estos ciudadanos pagados con dinero público que "la consciencia de poseer una lengua compartida con otros territorios de la antigua Corona de Aragón se ha mantenido constante hasta la época contemporánea. Por eso, la denominación histórica de valenciano ha coexistido con la de catalán, documentada en determinadas fuentes valencianas y generalizada en el ámbito de la romanística y de la universidad valenciana de las últimas décadas".

Y la puntilla la dan cuando en el punto 6 afirman que "es un hecho que en España hay dos denominaciones igualmente legales para designar esta lengua: la de valenciana, establecida en el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, y la de catalana, reconocida en los Estatutos de Cataluña y las Islas Baleares".

Los académicos, además, extralimitándose en sus funciones, se convierten en órgano político y en el mismo punto 6 "consideran necesario que los gobiernos autonómicos implicados, en colaboración con el Gobierno español, adopten las medidas pertinentes a fin de que se armonice la dualidad onomástica del idioma con la proyección de éste como una entidad cohesionada y no fragmentada".

Pero van más allá los académicos cuando en el punto 9 claman porque se utilice "un modelo de lengua convergente", "una lengua compartida".

El conseller Esteban González Pons (PP) aplaudió y se felicitó por el dictamen logrado, mientras que el presidente de la Diputación de Valencia, Fernando Giner (PP), hizo unas declaraciones en las que decía que el dictamen era una estocada de muerte al idioma valenciano.

 

 

 

 

| Contacta | ©2007 elPalleter