elPalleter

subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link | subglobal1 link
subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link | subglobal2 link
subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link | subglobal3 link
subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link | subglobal4 link
subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link | subglobal5 link
subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link | subglobal6 link
subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link | subglobal7 link
subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link

Epílogo

 

Desgraciadamente, el gran público no sabe, ni conoce lo que es la Academia Valenciana de la Lengua.

Menos, la intencionalidad política con que ha sido creada y las malas artes empleadas en su creación.

La Academia goza de grandes vicios de origen que la invalidan. El propio nombre de que se le dotó por los políticos (PP y PSOE) señala que no entienden por nuestra lengua la valenciana y las declaraciones realizadas proponen y defienden que es catalana.

Los propios académicos no son partidario de la Lengua Valenciana, sino de la catalana, por lo cual, para los propios catalanistas es incongruente e incoherente que haya una Academia Valenciana de la Lengua, si ya está el Institut d´Estudis Catalans para este menester.

Aparte de los partidos políticos pactantes, por imposición de Jordi Pujol, José María Aznar y Eduardo Zaplana, buena parte de la culpa la tienen los miembros del Consell Valencia de Cultura y los académicos de la Academia Valenciana de la Lengua que han ido elaborando proposiciones y declaraciones bajo el principio de que lo que hablamos histórica y tradicionalmente en el Reino de Valencia es catalán que en en esta tierra se llama valenciano.

Y de estos miembros del CVC y de la AVL, los que se llevan el premio del deshonor y de la traición son los que han vivido siempre del valencianismo y han pasado ahora a vivir del catalanismo, al ver que los sueldos les garantizan el porvenir y el bienestar económico por el catalanismo.

En ellos se ha dado la teoría de Kippling, uno comienza viviendo como piensa y acaba pensando como vive. Gente que ambicionaba seguridad económica, empleo laboral menos pesado o simplemente más dinero, no han dudado en formar parte de la comparsa.

Les ha importado poco. Se han olvidado del origen y evolución de la Lengua Valenciana, de la conciencia idiomática de los valencianos ya desde la época medieval, del sentimiento clamorosamente unánime del pueblo con respecto a su lengua propia, incluso, de la realidad jurídica, reconocida en el Estatuto de Autonomía de 1982, como idioma valenciano.

Han jugado con la Lengua Valenciana a espaldas del pueblo valenciano, en contra del creer y sentir de la gente (manifestación del 13 de junio de 1997), han hecho en los días posteriores a las grandes protestas de los valencianos, a la chita callando, todo lo contrario de lo que reclamaban y reivindicaban.

El 12 de marzo de 1998, la Real Academia de Cultura Valenciana emitía un Informe, que concluía de la siguiente manera:
“Sols des de el respecte a la susbtancia historica i actual de nostre idioma, a sos constituents patrimonials, podra parlarse d´una norma llinguistica que siga l´espill on el poble valencià contemple l´image neta de la llengua de la qual es, al temps, hereu i creador”.

La AVL está haciendo todo lo contrario.

 

 

| Contacta | ©2007 elPalleter